Hugo Rangel Vargas
Aplausos desaparecidos
Viernes 27 de Febrero de 2015
A- A A+

El gobierno de Enrique Peña Nieto ha mostrado lo delgada que tiene la piel frente a la crítica proveniente no únicamente de la opinión pública nacional sino también de figuras emblemáticas de corte internacional. Extraviado en el manejo y la administración de las voces disidentes, el mexiquense ha olvidado que en el sustento de la andanada de detracciones es real y se reproduce cotidianamente.
A la deriva en materia económica, con la brújula extraviada en términos de seguridad pública y derechos humanos; en el país concurren cientos de manifestaciones de ingobernabilidad y de falta de rumbo, todas ellas hilvanadas e interconectas por un hecho franco: la falta de conducción en la que se encuentra la República; mismo frente al cual la única respuesta del presidente ha sido la frustración sintomáticamente mostrada en aquel no tan lejano “ya sé que no aplauden”.
La magnitud del deterioro social en el que se encuentra el país y la proporción del desatino de su gobierno tienen su prueba en el fenómeno de las desapariciones incalculables de mexicanos en los últimos años. Ayotzinapa y sus 43 normalistas desaparecidos han sido únicamente la muestra aberrante de una anomalía ampliamente generalizada en múltiples latitudes y de la cual dieron cuenta, apenas en una franja muy pequeña del territorio de aquel estado, la enorme cantidad de osamentas y restos humanos en las decenas de fosas clandestinas encontradas durante la búsqueda de los jóvenes desaparecidos.
La insolvencia del gobierno de la República para hacer frente a este hecho está evidenciada en la incapacidad de dar al menos una cifra sobre el número de desaparecidos, ya no de controlarlo o detenerlo. Así quedó claro en la comparecencia, apenas el pasado 3 de febrero, de una delegación de funcionarios mexicanos ante el Comité de Desapariciones Forzadas de la Organización de Naciones Unidas.
El fenómeno de las desapariciones y crímenes impunes, que se reproduce en diversas latitudes y toca a múltiples estratos de la sociedad, desde periodistas, hasta ambientalistas, académicos y líderes sociales; ha tocado fibras muy sensibles entre dirigentes campesinos en los últimos años.
Así entonces, el pasado 24 de febrero fue asesinado en Ciudad Juárez, Chihuahua, Alberto Almeida Fernández, miembro de El Barzón y destacado defensor del desierto de nuestro país, que en los últimos años jugó un papel determinante en la defensa del agua y en la exigencia por evitar la explotación ilegal y corrupción que beneficia a grandes empresarios agrícolas y funcionarios gubernamentales. El asesinato del chihuahuense estuvo precedido del de Ismael Solorio y Manuelita Solís, ocurrido hace poco más de un año, quedando también en la impunidad.
En tierras michoacanas apenas el pasado 18 de febrero fue levantado y desaparecido el dirigente de El Barzón y regidor en el municipio de Penjamillo, Rubén Magaña Reyes, sin que hasta el momento las autoridades locales y federales den información clara sobre su paradero. Dicha desaparición se da luego del asesinato que hasta la fecha ha quedado impune del también barzonista Javier Sagrero, dirigente ganadero en Quiroga. Este asesinato ocurrido el día 19 de septiembre de 2013 fue denunciado ante las autoridades locales y federales; sin embargo, al igual que en otros casos, los autores materiales e intelectuales gozan de la protección de funcionarios del gobierno que continúan sin ser sometidos a proceso penal.
El desatino de Enrique Peña Nieto es tan grande como la magnitud de la impunidad de los miles de crímenes que le siguen día a día en su andar. El cinismo con el que reclama loas de la opinión pública, también resulta proporcional al de su fracaso en la intentona por echar un velo de olvido a la sangre que se derrama en el México cotidiano y en el que sólo encontrará aplausos desaparecidos.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

100 años, sólo un Pedro

Fidel, a un año de tu ausencia

Ayuntamientos en crisis

Uber en Michoacán

En defensa de la política

Michoacán: presidentes vulnerables

La ilusión del Frente Ciudadano

Imposturas en medio de tragedias

La tierra cruje

Por qué López Obrador

No mentir, no robar, no traicionar

Se llama Harvey

El expulsionismo militante

El “casting” del FAD

El ejemplo de Rafa y Julión

México, Venezuela y el TLCAN

El dinosaurio se niega a morir

A la altura de la maestra

El socavón de la corrupción

El origen de la vanidad

PRD: La impericia de la codicia

2018: Comienza el juego de imposturas

Las opciones de Mireles

Después del 4 de junio

Correa: La reivindicación de la esperanza

Burguesía a la mexicana

PRD: El discurso “definicionista”

Carmen Aristegui: La nueva patzcuarense

Yarrington, Duarte y la capacidad de asombro

Todo está en la mente

Cárdenas y la mayoría necesaria

La turbulenta izquierda y el enturbiado país

Patria antes que partido

¿Nueva?, ¿izquierda?

Michoacán, hacia un nuevo interinato

Autodefensas: cuatro años de afrentas

La diáspora perredista

#NoEsTrumpEsPeña

AMLO: ¿El triunfo irreversible?

El contrasentido del acuerdo peñista

Gasolinazo y crisis de confianza

Chávez, el parto pendiente

Postdata: Sobre los buenos fines

Casi al fin del mundo

Casi al fin del mundo

El Buen Fin

Trump: El villano favorito

Estados Unidos: lo que está en juego

De “salvador” a “jodedor”

El caso López Obrador

Tras los recortes

El falaz `paralelismo´ Clinton-Zavala

Los pendientes de los Calderón

Los diez minutos de El Tuca

Movimiento al 18

Las redes y Juanga

Peña Nieto: por si faltara poco

Políticas públicas sin medición

Peña Nieto: entre amistades, disculpas y rechazos

Election day

Inauguration Day

Inegi, acribillado

Una mayoría política, para una mayoría electoral

PRD: Un momento para aprovechar

2018:El tiempo de honrar a Heberto

¿Por qué no le creo a Jesús Ortega?

Después del 5 de junio

Muy al sur de Morelia

Mireles: Sin derecho a la rebelión

Trump: La amenaza de la estulticia

Del “ya me cansé” al “mal humor”

AMLO y EPN, dos caras de la misma moneda

Pedro Infante vive

Al diablo con sus instituciones

Legisladores bizantinos

La cumbre de la usura

Legislativo: Desequilibrio de poderes

Un Eco a la eternidad

Bernie Sanders: La esperanza de lo imposible

Febrero: Episodios de colonialismo y de libertad

Acciones afirmativas: El debate continúa

Participación ciudadana y construcción de gobernanza

Bautista, la alternativa perredista

Temixco: La vulnerabilidad revelada

La crisis que se asoma

Sudamérica: ¿Una golondrina que hace primavera?

Autodefensas y fibrosis social

PRD: Las alianzas posibles

Reformas fracasadas

Basave: Por la redención de los intelectuales

Canarios: la resistencia

Por México Hoy

PRI: La guardia al Maximato

Pátzcuaro: La ciudad de la utopía

“Un amigo se metió a la mafia…”

La confesión de la usura

Estados Unidos y Europa: Medidas divergentes, resultados diferentes

Presupuesto base cero: pretextando eficiencia

Cerati: Pasión por la eternidad

Inflación controlada, ¿el fin del fetiche?

2016: El año de la verdad

Cárdenas frente a Navarrete

Deuda pública federal: ¿Quién la detiene?

Los temores de Peña Nieto

Semeí, Mireles y el Tri

Política ficción: Una sucesión sin control

Grecia: Lo que está en juego

Libertad a Mireles

EPN: Crecimiento económico, popularidad y elecciones

7 de junio: Las lecciones de la elección

Itinerario de campaña

Jara: La pesadilla que está por terminar

Pátzcuaro: El costo de la municipalidad

Salarios y precios: una carrera perdida

Apuntes para una política de desarrollo rural

La piedra de toque de Peña Nieto

Sin lugar a duda… los Calderón

Hipólito Mora: libertad sin justicia

BRICS: ¿El principio del fin de una hegemonía?

Aplausos desaparecidos

¿Estado laico?

Michoacán: Las cartas están echadas

…Y no te volverán a aplaudir

El legado de Castillo

2018: Los adelantos del festín

2015: El paradigma en develación

Michoacán es un desmadre

2014: Lugar indeterminado

EPN: Revolución cancelada

EPN: La desproporción del derrumbe

El momento de Goyo y los nicolaitas

Economía campesina: Economía libertaria

Economía campesina: economía libertaria (Primera de dos partes)

Convención de Aguascalientes: El centenario

Contepec: Desempantanar a Michoacán

“La Tuta” y la mano que lava a la otra

PRD: La nueva cuota de sangre

Tauromaquia: el ejercicio de la libertad

EPN: La nomenklatura

Consejo Económico y Social de Michoacán: Las resistencias

La madre de las consultas

Reformas: de Acapulco a Atlacomulco

Michoacán: entre la desmemoria y la ignominia

FVF: El riesgo de los ciegos y los sordos

Y sigue la yunta andando

Televisa: El pecado original

Campo y Reforma Energética: la lucha que viene

Los pendientes de Alfredo Castillo

La rebelión de la humildad

Crecimiento económico: Guerra de tecnócratas