Gilberto Vivanco González
Vivilladas
ENUF… ¡Benemérita y Centenaria!
Jueves 19 de Febrero de 2015
A- A A+

En el cúmulo de malas notas y descalificaciones, muchas de ellas sin sustento, del sector educativo en Michoacán, la Escuela Normal Urbana Federal de Morelia regala a dicho sector, a los ex alumnos y a la sociedad en general, un reconocimiento que pocas instituciones en el país se vanaglorian de ostentar el nombramiento de Benemérita y Centenaria, distinción que ganó con base en su historia y su trascendencia por la formación hasta el momento de 95 generaciones que la prestigiada casa de estudios abrazó para convertirse en su aula máter.
La Septuagésima Segunda Legislatura votó y aprobó el decreto por unanimidad, lo que sin duda obliga a la institución normalista a preservar e inclusive acrecentar su patrimonio educativo y cultural en favor de las nuevas generaciones, a pesar de los escenarios cercanos que serán un tanto complicados y que sin duda impactarán en su noble misión de formar licenciados en educación primaria y licenciados en educación especial, no obstante la distinción obtenida deberá servir como gran motivación y a la vez como gran reto que los impulse a dar cumplimiento a su misión , a su visión y a su esencia que durante décadas han llevado a la institución a ser reconocida en el ámbito estatal, nacional e incluso internacional.
Al cumplir 100 años de su existencia, la Escuela Normal obtuvo el reconocimiento formal como Benemérita. Se reconoce que desde su creación ha sido una institución comprometida con las causas más nobles de la sociedad, a través de su encargo histórico en la formación de profesores inscritos en los esfuerzos que han articulado la idiosincrasia del pensamiento mexicano en la reciente centuria. Cada uno de sus egresados ha enarbolado el orgullo de ser nacional en la configuración de la ideología que amalgama la diversidad social. El centro educativo desde siempre ha dispuesto los mejores de sus esfuerzos al servicio de sus alumnos, para hacer de ellos los educadores implicados en los procesos de construcción del pensamiento lúcido que critica, propone y opera proyectos concretos de desarrollo benéfico para sus alumnos, su entorno y sobre todo con escenarios alternos de participación comunitaria.
Es una institución formadora de docentes que a lo largo de su historia ha atravesado por diversas etapas que se han constituido en espacios de aportación tenaz, comprometida y fructífera, en donde los alumnos y sus profesores han construido una identidad digna de gratitud. El simple análisis de las inscripciones que pueden leerse en cada uno de los epígrafes adosados en sus paredes, da cuenta de la nobleza de sus egresados, y a su vez, permite la valoración de lo cotidiano, medida desde la contribución perseverante del pensamiento crítico y propositivo que ha caracterizado a los protagonistas de la historia normalista.
Creemos que, cuando el hombre valora a las instituciones se reconoce como ente social y, cuando las valora, se valora en ellas, porque el ser humano es un sujeto histórico: es producto y productor de historia.
Esta Escuela Normal fue fundada en el pleno fragor de las batallas de la Revolución Mexicana. Su proyecto fue impulsado por maestros que ya avizoraban el nuevo escenario histórico que venía. Por lo tanto, no hay razones para no considerarla la primera Escuela Normal fundada por la Revolución, ni tampoco, para no concebirla como una institución nueva, deslindada del modelo de escuelas normales porfiristas, con una visión y misión ya orientadas hacia los nuevos tiempos que venían, que nada tenían que ver con el pasado. Nació y fue creada para servir al pueblo, por eso y desde entonces, se nutrió con alumnos y maestros de los estratos sociales más humildes. Sus primeros estudiantes fueron reclutados de las rancherías y comunidades más atrasadas y sus maestros y maestras fundadores, profesionistas imbuidos del espíritu transformador de la época y de aquella convicción inquebrantable de ser actores de los cambios que se estaban gestionando. Esta constituye su raíz primigenia, mantenida por siempre, siendo hasta hoy la razón de su existencia.
Desde su inicio, en mayo de 1915 hasta el año 1936, los problemas y necesidades fueron agravándose hasta tornarse insoportables. En este año, los estudiantes idearon una forma de lucha pacífica y novedosa para enfrentar la situación. Se organizaron y decidieron irse en caravana a pie hasta la Ciudad de México, a entrevistar al presidente de la República, General Lázaro Cárdenas, quien los atendió y, de inmediato, giró instrucciones que resolvieron gran parte de las demandas que directamente le plantearon.
Con los apoyos presidenciales, se independizó de la universidad, hubo recursos deslindados a pago de salarios a maestros, becas para los estudiantes, plazas para los egresados. Se obtuvo un gran logro; faltaba formalizarlo y garantizarlos. Para el caso, se requería la federalización de la escuela, y a conseguirla se abocaron las siguientes generaciones, aspiración que se hizo realidad en 1944, formalizándose en 1946.
El espíritu de superación de esta comunidad normalista no finalizó con la federalización. Las subsiguientes generaciones lo mantuvieron con fe y optimismo, y consiguieron la construcción del actual edificio, inaugurado en octubre de 1962, por el entonces presidente de la República, licenciado Adolfo López Mateos.
En el presente esbozo histórico puede advertirse el costo en esfuerzos y sacrificios que han tenido que aportar los normalistas de siempre, en aras del mejoramiento y evolución ascendente de la institución. Pero, lo más importante es la obra educativa, cultural y social que esta Escuela Normal ha realizado en bien de los niños y jóvenes, y de la misma sociedad, de la entidad y de otras regiones del país.
A punto de cumplir 100 años de existencia, la Escuela Normal Urbana llega enhiesta y digna, consolidada con un prestigio inobjetable, por su encomiable y benéfica obra al servicio de la educación pública; pero no llega fatigada y esclerotizada. Por el contrario, la renovación periódica de su personal docente y de sus estudiantes le inyecta nuevos bríos, los necesarios para fortalecerla y habilitarla, a fin de que sea capaz de enfrentar y resolver con éxito los retos y desafíos que los tiempos actuales le impongan. Desde ahora la ENUF para orgullo de los michoacanos ostenta el nombre oficial de: Benemérita y Centenaria Escuela Normal Urbana Federal Profr. J. Jesús Romero Flores ¡Enhorabuena!

Sobre el autor
Nació en Zinapécuaro Michoacán (1961) Profesor de Educación primaria (E.N.V.F.); Licenciado en Ciencias Naturales (E.N.S.M.); Maestría en Investigación Educativa y Docencia Superior (IMCED). Excatedrático y exdirector de la Normal Rural de Tiripetío; Ex director y excatedrático de la Escuela Normal Urbana Federal, catedrático del IMCED. Diplomado en Administración de Escuelas Superiores (IPN)
Comentarios
Columnas recientes

Buen Fin, cuidado con las trampas

Finanzas en Michoacán, auténtico laberinto

Día de Muertos, Michoacán con vida

El show de los independientes presidenciables

Sección XVIII del SNTE, descaro sindical

Abuso de la tecnología

José Ma. Morelos, un aniversario más

Las lecciones son del pueblo

Los auténticos gritos de Independencia

Dreamers… sueños truncados

La lluvia

La ENUF y las Normales

Silvano Aureoles en Zinapécuaro

Presidencia y el frente nacional

Reclamos por telefonía celular

Morelia, bache eterno

Estacionamientos en comercios, ¿por qué pagar?

Gasolineras, asalto a manguera armada

Transporte urbano en Morelia, peligro sobre ruedas

El circo de las investigaciones

¡Alto a la represión y manipulación!

Política y sociedad

Estado de Mexico, el día “D”

Sigue el engaño a maestros estatales

Periodismo… riesgo latente

Los bomberos en el olvido

Cierre del Centro Histórico

Niños de la calle

Javier Duarte… Flor del racimo

Días santos, días para reflexionar

Estados Unidos y un presidente de izquierda

Cárdenas y Juárez, ¡ignorados!

El PRI, ¿redimido y redentor?

ENUF, XXVIII Coloquio de Actualización Docente

Silvano presidenciable, a nadie extraña

Bonos pendientes, juego perverso

Niños con cáncer

México unido, ¿contra quién?

Locura en preinscripciones

Llega Trump, a temblar

México en ebullición

¡Feliz Día de Reyes… y gasolinazos también!

La Navidad y su auténtico significado

Redes sociales reflejo cultural

Villas del Pedregal, peligro latente

¿Piso parejo en la carrera presidencial?

Buen Fin, el bueno sería este

Hillary y Trump frente a frente

Festival de Cine de Morelia, prestigio michoacano

¡Payasos al ataque!

La corrupción carcome a México

Transporte público, peligro latente

Dólar por lo cielos

Silvano Aureoles, cobijo político

Grito de Independencia… entre festejo y decepción

¿Quién salvará al PRD?

Juan Gabriel, reflejo de lo social

Morelia independiente, pago de Predial con amenazas

No me río de Janeiro

Precios al alza, Peña Nieto a la baja

Terrorismo que daña el mundo

SEP-SNTE, diálogo teatral

PRD Nacional, en crisis

A maestros, descuentos al azar

Elecciones, golpe a Peña Nieto y al priismo

¡Siguen demeritando lucha magisterial!

Gobierno sin apertura, ¡gobierno totalitario!

Feliz Día del despido… perdón, del Maestro

¿PRD en crisis?, ¡claro que sí!

El trabajo colaborativo en la escuela

Morelia, bache tras bache

Michoacán y Silvano, preocupados

Adolescencia y embarazo

¡La felicidad!

Morelia… Movilidad vehicular electrónica-digital

Guerra de encuestas… inicia manipulación

Nueva dirigencia estatal de la CNTE

Visita papal: Religión, política y negocio

Visita papal: Religión, política y negocio

¿Quieren destruir a la CNTE en Michoacán?

Recursos naturales, en bandeja de plata

Ya basta de El Chapo y Kate

Días gélidos, más fríos para los pobres

Año Nuevo con esperanza… y gobiernos que la matan

Delincuencia, azote permanente

Servicio urbano en Morelia…a medias

Riesgos y muertes de adolescentes por embarazo

Ahora, ¿privatizarán la cultura?

Inquietud en las escuelas Normales

La Secretaría de Educación descuenta a verdaderos trabajadores

Delincuencia común en Morelia, ¡como espuma!

Normalistas, mesura y prudencia

Silvano, promesas contra realidad

Los derechos humanos

Mexicanos Primero, ¡de nuevo a la carga!

Importancia de la prevención civil

¡Viva la dependencia nacional!

Renovados ayuntamientos, renovadas ilusiones

Sociedad actual y adicción

Inicio del ciclo escolar, en duda

Periodismo…peligro latente

El tren, la historia de “siempre serás”

Violencia familiar en el mundo contemporáneo

Gobierno federal… Desconfianza total

Silvano… ¡A cumplir!

Elecciones: de lo imaginario a la realidad

Los Portales de Morelia

Momentos decisivos

ENUF, Medalla Michoacán al Mérito Docente

Trampas electorales

“La enseñanza de las ciencias en crisis”

El pueblo está olvidado

Compra del voto electoral… sociedad que pierde

Las encuestas políticas… ¿Una farsa?

ENUF… ¡Benemérita y Centenaria!

Asentamientos irregulares… reflejo de la realidad

Primaria Juan Ortiz Murillo… Violencia injustificada

Sergio Román Marín… Adiós a un gran comunicador

Gubernatura… todos, en pos de ella

Dignificar la enfermería, humano y necesario

Año Nuevo, nuevas ilusiones

Wilfrido Lázaro… Crítico y proyectivo

20 de noviembre… Sin festejo tradicional

Demanda justa… Exigencia extralimitada

Caso Ayotzinapa, arman el ajedrez

Día de Muertos… Ventana de Michoacán

Michoacán, ¿un paraíso frustrado?

La mujer en la sociedad mexicana

Ayotzinapa… ¿Más terror sobre el terror?

Silvano Aureoles… Más fuerte que nunca

Futbol… Grupo Salinas, el culpable

Niños migrantes… Niños sin futuro

Videoescándalos… ¿Investigación judicial o desquite criminal?

Morelia… palomita para sus jardines

Salud comunitaria… prioridad social

Doctor Mireles y la desconfianza en el gobierno

Poder Ciudadano… Alza la voz

Chequeo médico, normal… cuestión política, suspicaz

Bullying… reflejo social

Museo 11 S… Entre homenaje y mercantilismo

¿Feliz Día del Maestro?

Turismo en Michoacán, a la baja

Día del Trabajo… Festejo limitado

Ser autodefensa… ya es un peligro

Viernes Santo… Inesperado

Gobierno rico… pueblo pobre

Violencia en el futbol mexicano

Delito en Tesorería… Punta de la madeja

ENUF, XXV Coloquio… Encrucijada ante la Reforma Educativa

Escuela Segura… Mucho más que revisión de mochilas