Hugo Rangel Vargas
¿Estado laico?
Jueves 19 de Febrero de 2015
A- A A+

Dos hechos han marcado la agenda pública de Michoacán en los últimos días y en ambos casos ha quedado evidenciada la fuerte incidencia de un poder factico sobre el poder político: la visita de Salvador Jara al Vaticano y la designación histórica de un cardenal en Morelia. En ambos casos el visible protagonismo del titular del Ejecutivo estatal es un icono del desvanecimiento de facto del carácter laico del Estado mexicano.
Quizá un tanto estimulado por la orfandad respecto a la Federación en la que probablemente se asume el gobierno de Salvador Jara después de la salida de Alfredo Castillo de la entidad, o por un cálculo político que obliga al gobernador interino a ganar legitimidad en una sociedad eminentemente católica; Jara Guerrero se ha lanzado a los brazos de este poder de facto distrayendo incluso su atención de temas fundamentales en la vida de la entidad como la crisis económica o de inseguridad aún no solventadas por su administración.
Sin embargo, entre la obligación fríamente protocolaria a la que quizá obligaba la histórica asunción de un prelado michoacano y una actitud oficiosamente palaciega y ceremoniosa de parte de un representante del poder público, la frontera inquebrantable debe encontrarse en el marco de la ley.
En este sentido, el artículo 25 de la Ley de Asociaciones Religiosas señala que las autoridades, en cualquiera de sus niveles, están imposibilitadas para intervenir en los asuntos internos de estas agrupaciones y que en los casos de actividades diplomáticas, la participación de las mismas se ceñirá estrictamente a la misión encomendada.
Así entonces, resulta un poco más que dudosa la legalidad del actuar del gobernador de Michoacán, dado que su participación en la ceremonia religiosa del nombramiento del arzobispo de Morelia como cardenal, no se dio en el marco de una misión diplomática puesto que la única instancia con dicha representación se encuentra en el servicio exterior mexicano, del cual no forma parte el gobernador de Michoacán.
Pero más allá del aspecto estrictamente legal al que debe ceñirse en sus funciones el gobernador y los demás representantes populares, por encima incluso del uso de recursos públicos en el viaje al Vaticano y de la nula explicación y transparencia sobre el empleo de los mismos y los beneficios que para la entidad han derivado de tal gira, incluso dejando de lado la evidente falta de perspectiva sobre las prioridades de la agenda de un gobernador que atiende reuniones con religiosos al igual que acude a dar clases a una primaria, mientras la sociedad que gobierna se debate en medio de una situación álgida en materia económica y de seguridad; llama la atención que un gobernante (más aún si se toma en cuenta el perfil científico de Salvador Jara) tome tantas atenciones hacia un poder de facto con el contexto social ya mencionado.
Comenzar a romper las barreras de la ley, por menores que parezcan estas vejaciones al marco jurídico, podría ser el inicio de un retroceso histórico de un proceso que ha cobrado muchas vidas y que permitió dejar sentada en claro la separación entre Iglesia y Estado, división que ha empezado a relajarse ante la permisibilidad de los diversos niveles de gobierno en distintas esferas para que la institución eclesiástica comience a intervenir en los asuntos públicos.
Abrazarse a la ley y estrictamente a ella no sólo es una bandera, sino una necesidad histórica de sobrevivencia del laicismo. Mientras tanto, el dilema (entendible o no) en el que se encuentra la orfandad política de Jara y su búsqueda de asideros, se retrata en la novela Baudolino, de Umberto Eco, en donde Federico Barbarroja refiere: “Ya hemos visto lo que pasó en Roma, si hago que me unja el Papa, admito ipso facto que su poder es superior al mío; si cojo al Papa por el cuello y lo arrojo al Tíber, me convierto en tal flagelo de Dios que Atila, que en paz descanse, no me llegaría ni al tobillo. ¿Dónde diablos encuentro a alguien que pueda definir mis derechos sin pretender estar por encima de mí?”. La respuesta la tiene el gobernador de Michoacán en la llana y simple ley.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

100 años, sólo un Pedro

Fidel, a un año de tu ausencia

Ayuntamientos en crisis

Uber en Michoacán

En defensa de la política

Michoacán: presidentes vulnerables

La ilusión del Frente Ciudadano

Imposturas en medio de tragedias

La tierra cruje

Por qué López Obrador

No mentir, no robar, no traicionar

Se llama Harvey

El expulsionismo militante

El “casting” del FAD

El ejemplo de Rafa y Julión

México, Venezuela y el TLCAN

El dinosaurio se niega a morir

A la altura de la maestra

El socavón de la corrupción

El origen de la vanidad

PRD: La impericia de la codicia

2018: Comienza el juego de imposturas

Las opciones de Mireles

Después del 4 de junio

Correa: La reivindicación de la esperanza

Burguesía a la mexicana

PRD: El discurso “definicionista”

Carmen Aristegui: La nueva patzcuarense

Yarrington, Duarte y la capacidad de asombro

Todo está en la mente

Cárdenas y la mayoría necesaria

La turbulenta izquierda y el enturbiado país

Patria antes que partido

¿Nueva?, ¿izquierda?

Michoacán, hacia un nuevo interinato

Autodefensas: cuatro años de afrentas

La diáspora perredista

#NoEsTrumpEsPeña

AMLO: ¿El triunfo irreversible?

El contrasentido del acuerdo peñista

Gasolinazo y crisis de confianza

Chávez, el parto pendiente

Postdata: Sobre los buenos fines

Casi al fin del mundo

Casi al fin del mundo

El Buen Fin

Trump: El villano favorito

Estados Unidos: lo que está en juego

De “salvador” a “jodedor”

El caso López Obrador

Tras los recortes

El falaz `paralelismo´ Clinton-Zavala

Los pendientes de los Calderón

Los diez minutos de El Tuca

Movimiento al 18

Las redes y Juanga

Peña Nieto: por si faltara poco

Políticas públicas sin medición

Peña Nieto: entre amistades, disculpas y rechazos

Election day

Inauguration Day

Inegi, acribillado

Una mayoría política, para una mayoría electoral

PRD: Un momento para aprovechar

2018:El tiempo de honrar a Heberto

¿Por qué no le creo a Jesús Ortega?

Después del 5 de junio

Muy al sur de Morelia

Mireles: Sin derecho a la rebelión

Trump: La amenaza de la estulticia

Del “ya me cansé” al “mal humor”

AMLO y EPN, dos caras de la misma moneda

Pedro Infante vive

Al diablo con sus instituciones

Legisladores bizantinos

La cumbre de la usura

Legislativo: Desequilibrio de poderes

Un Eco a la eternidad

Bernie Sanders: La esperanza de lo imposible

Febrero: Episodios de colonialismo y de libertad

Acciones afirmativas: El debate continúa

Participación ciudadana y construcción de gobernanza

Bautista, la alternativa perredista

Temixco: La vulnerabilidad revelada

La crisis que se asoma

Sudamérica: ¿Una golondrina que hace primavera?

Autodefensas y fibrosis social

PRD: Las alianzas posibles

Reformas fracasadas

Basave: Por la redención de los intelectuales

Canarios: la resistencia

Por México Hoy

PRI: La guardia al Maximato

Pátzcuaro: La ciudad de la utopía

“Un amigo se metió a la mafia…”

La confesión de la usura

Estados Unidos y Europa: Medidas divergentes, resultados diferentes

Presupuesto base cero: pretextando eficiencia

Cerati: Pasión por la eternidad

Inflación controlada, ¿el fin del fetiche?

2016: El año de la verdad

Cárdenas frente a Navarrete

Deuda pública federal: ¿Quién la detiene?

Los temores de Peña Nieto

Semeí, Mireles y el Tri

Política ficción: Una sucesión sin control

Grecia: Lo que está en juego

Libertad a Mireles

EPN: Crecimiento económico, popularidad y elecciones

7 de junio: Las lecciones de la elección

Itinerario de campaña

Jara: La pesadilla que está por terminar

Pátzcuaro: El costo de la municipalidad

Salarios y precios: una carrera perdida

Apuntes para una política de desarrollo rural

La piedra de toque de Peña Nieto

Sin lugar a duda… los Calderón

Hipólito Mora: libertad sin justicia

BRICS: ¿El principio del fin de una hegemonía?

Aplausos desaparecidos

¿Estado laico?

Michoacán: Las cartas están echadas

…Y no te volverán a aplaudir

El legado de Castillo

2018: Los adelantos del festín

2015: El paradigma en develación

Michoacán es un desmadre

2014: Lugar indeterminado

EPN: Revolución cancelada

EPN: La desproporción del derrumbe

El momento de Goyo y los nicolaitas

Economía campesina: Economía libertaria

Economía campesina: economía libertaria (Primera de dos partes)

Convención de Aguascalientes: El centenario

Contepec: Desempantanar a Michoacán

“La Tuta” y la mano que lava a la otra

PRD: La nueva cuota de sangre

Tauromaquia: el ejercicio de la libertad

EPN: La nomenklatura

Consejo Económico y Social de Michoacán: Las resistencias

La madre de las consultas

Reformas: de Acapulco a Atlacomulco

Michoacán: entre la desmemoria y la ignominia

FVF: El riesgo de los ciegos y los sordos

Y sigue la yunta andando

Televisa: El pecado original

Campo y Reforma Energética: la lucha que viene

Los pendientes de Alfredo Castillo

La rebelión de la humildad

Crecimiento económico: Guerra de tecnócratas