José Padilla Alegre
El derecho y sus glosas
Los estudios de derecho y su práctica
Sábado 6 de Diciembre de 2014

A mis alumnos de la Facultad de Derecho de la UMSNH, del 4° Grado Sección 08, Clínica Procesal I.

A- A A+

Los estudios de Derecho en el estado de Michoacán fueron autorizados el 23 de noviembre de 1797 por la Real y Pontificia Universidad de México, a través de la expedición de la Real Cédula de Carlos IV; sin embargo, esta anuencia no contemplaba el presupuesto para el desarrollo de tal enseñanza; razón por la que Francisca Xaviera Villegas y Villanueva, con su aportación pecuniaria hizo posibles las cátedras de leyes y cánones, en el Colegio de San Nicolás, a imagen y semejanza de las universidades españolas, hace más de 200 años.
A 217 años de la instauración de esta disciplina en nuestro estado, cabe preguntarse ¿En qué lugar nos encontramos de su desarrollo y aplicación práctica?, es decir ¿Realmente formamos profesionales del derecho para que le sirvan a esta sociedad que es la que con sus impuestos sostiene a la Universidad y con ello a la Facultad de Derecho?, ¿nuestros alumnos salen aptos para hacerse cargo de una defensa penal, pueden ser ministerios públicos?, ¿podrían asesorar a una empresa desde el punto de vista laboral y enfrentar sus demandas en contra, sabrían impugnar el cobro excesivo o ilegal de algún impuesto?, ¿podrían asesorar a diputados y senadores estructurando una iniciativa de ley, podrían hacerse cargo de los problemas legales de algún Ayuntamiento?; muchísimas otras interrogantes cabrían para preguntarnos con qué eficiencia terminal egresan los alumnos de la Facultad de Derecho de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo.
Lo anterior independientemente de la misión, visión y valores, los que constituyen deseos o ideas filosóficas que animan el quehacer de la institución a través de la enseñanza y su feliz encuentro con el aprendizaje; ya que: la misión es aportar profesionales habilitados en el derecho y las ciencias sociales; dotados de compromiso social que realicen investigación con propuestas de solución originales y pertinentes a los problemas planteados, promoviendo de forma permanente la cultura en el ámbito de nuestras disciplinas y ofreciendo servicios de naturaleza especializada a los sectores público y privado como parte de nuestra responsabilidad institucional participando en el crecimiento y consolidación de la sociedad actual, todo ello en el marco de valores de la Universidad.
La visión es que la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales ofrece programas educativos de calidad pertinentes con su entorno social, en licenciatura y posgrado, mediante un plantel docente comprometido, lo que se complementa con el desarrollo de investigaciones originales en nuestra área de conocimiento. Para difundir este trabajo se cuenta con revistas especializadas digitales e impresas, con un lenguaje técnico pero accesible al público. A esta oferta de servicios se suma la asesoría jurídica especializada y la formación continua a través de seminarios, talleres y diplomados en temas de interés general y específico.
Y los valores. Dirigidos a la sociedad a través del trabajo constante y la identificación de sus necesidades más sentidas. Libertad: Como fundamento de las ideas y expresiones, reconociendo a la riqueza de la diversidad como motor de crecimiento social. Conocimiento. Único medio para combatir la ignorancia. Solidaridad. Compartiendo oportunidades, actividades y servicios con quienes menos tienen. Respeto. Para con la comunidad universitaria y la sociedad como destinatario de nuestro trabajo profesional. Honestidad. En nuestros procesos, en nuestra actuación personal y profesional. Congruencia. Reciprocidad entre lo que se dice y lo que se hace como parte del desarrollo personal y colectivo. Igualdad. Como el compromiso constante para integrar a individuos distintos en un ambiente de justicia.
Y la respuesta a la pregunta formulada en el segundo párrafo, es un contundente no; por lo que resulta necesario avocarnos a la práctica o clínica procesal que pudiera realizarse con motivo de lo aprendido en las materias llamadas sustantivas o teóricas, las que en su mayoría lo permiten, lo anterior es así, ya que desde el primer grado en las materias de derecho civil I - introducción y personas-, historia del pensamiento económico, derecho penal I, sociología jurídica, metodología de la investigación, ciencia política, teoría general del estado e introducción al estudio del derecho, se le podría guiar al alumno para que fuera aprendiendo y poniendo en práctica los atributos de la persona, en casos prácticos -asuntos que se estén ventilando en los juzgados- con los expedientes directamente en los juzgados, que ellos determinen en las conductas delictivas, cuando hay dolo, como se acredita el nexo de causalidad entre la conducta típica, antijurídica y culpable, y su consecuencia, como la parte económica influye en el derecho, en la Cámara de Diputados, como se desarrollan las etapas del proceso legislativo -por lo que ve a la materia de introducción- y cuando la necesidad social obliga al legislador a crear una ley o en qué tipo de legislaciones es el representante social el que advierte la necesidad de un nuevo ordenamiento -hablando de sociología- y así podría seguir poniendo ejemplos de cómo los estudiantes de Derecho deben realizar cuando menos en un 50 por ciento de práctica de lo aprendido en las aulas, vinculándose con la realidad a la que se van a enfrentar una vez que egresen; sólo por mencionar la forma práctica de la enseñanza de algunas materias del ciclo inicial, sin dejar de señalar que casi la totalidad permiten el aprendizaje teórico-práctico.
Por qué continuar sólo explicándoles hipotéticamente cómo se realizan los procedimientos judiciales y los procesos de gobierno y las conductas sociales, ello bien poco contribuye a realizar plenamente la visión y la misión, de la bicentenaria escuela de nuestra Universidad.
Tratamiento aparte merecen las dos materias de clínica -parte práctica de la enseñanza del derecho- que contempla el plan de estudios una en 4° grado clínica procesal I, que se refiere a la práctica del derecho privado, el que tiene como actividad, el juicio ordinario civil, el procedimiento ordinario penal y el [procedimiento] mercantil y en 5° grado clínica procesal II, materia cuyo contenido se refiere a la práctica del derecho público en el que se deben desarrollar tres procedimientos -el laboral, el agrario y el de amparo- asignaturas que sin lugar a dudas debían impartirlas compañeros docentes que se dedicaran a la postulancia, porque sólo la brega diaria del litigio permite tener la experiencia para saber escuchar al cliente, plasmar en las demandas sus pretensiones o cuando se es abogado del demandado a partir de la plática del problema de quien le hace del conocimiento de los prolegómenos que lo llevaron hasta los juzgados, se pueden esgrimir defensas -negaciones formuladas por el demandado- y hacer valer las excepciones -son contradicciones a lo manifestado por el actor- e incluso reconvenir –contrademandar- y atender el desarrollo de los procedimientos, impugnando las violaciones procesales a través de los incidentes o haciendo valer los recursos necesarios.
Pero no basta tener como actividad preponderante la litigada, el docente que tenga a su cargo las materias de clínica además deberá contar con las herramientas metodológicas para saber transmitir cómo se viven cada uno de los eslabones de los procedimientos, ya que se puede ser muy exitoso en los pleitos judiciales pero si no se tiene la habilidad pedagógica para transmitir ese cúmulo de conocimientos de nada sirve.
Además debe realizar el curso con asuntos que en tiempo real esté litigando, atreviéndose a ser partícipes a los alumnos de la contienda judicial, con el riesgo que ello implica perder la batalla jurídica; previa explicación del tema desde el punto de vista sustantivo y del procedimiento en especial, para que con casos auténticamente prácticos se logre el enseñar la práctica de lo aprendido en la carrera, ya que enseñar la clínica a partir de asuntos hipotéticos, a nada práctico lleva.
Pero qué hay de los alumnos del antepenúltimo curso de la carrera, así como los del curso con el que culminan sus estudios a propósito de -los estudios de derecho y su práctica -, estos deben sacudirse la “modorra” de sólo ser receptores de las materias y asumir el reto de su tiempo, involucrándose con los estudios de caso, acercarse a los juzgados y tribunales, realizar prácticas por su cuenta y riesgo; pero sobre todo exigir a sus maestros de clínica que les guíen verdaderamente en la práctica del derecho.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

El aeropuerto y su consulta

DEL 68 AL 2018

Las reformas a la ley burocrática del estado

15 de septiembre y Ayotzinapa

Clausula de exclusión y no discriminación

El municipio libre

El Artículo 143 y sus transitorios

Derecho ambiental y el litigio estratégico

Desistimiento penal, no absolución

El derecho y sus glosas, la huelga del STAOOAPAS

Triunfo y propuesta

Los principios procesales en el procedimiento administrativo de responsabilidades

La Constitución, su función reglamentaria

Presunción de inocencia y derecho a la información

La sucesión laboral

La sucesión agraria

El liberalismo económico, un rostro

La sucesión legítima, un caso de discriminación

Las mujeres y su empoderamiento

Conflictos políticos entre poderes

Justicia partidaria o juicio de derechos del ciudadano

Diez años de justicia administrativa

Delitos especiales

El órgano interno de control

El secretario técnico del Sistema Estatal Anticorrupción

Dos instituciones agrarias

Doble maternidad

Amicus Curiae

La nueva trampa de la detención

La reedición del outsourcing

La seguridad social su procedimiento

La separación como medida de protección

La Ley de Fiscalización de Michoacán

La Ley Orgánica de la Administración Pública y el sistema de control interno

La Procuraduría de Justicia y el Sistema Anticorrupción

El Código Administrativo, su adecuación

Delitos de corrupción en Michoacán

Candidaturas independientes contra partidistas

EL DERECHO Y SUS GLOSAS

Ley Estatal de Responsabilidades Administrativas

Ley Estatal de Responsabilidades Administrativas

Ley Estatal Anticorrupción

Ley Estatal Anticorrupción

El ilegal paro de labores y toma en la UMSNH

La reglamentación constitucional

El juicio oral familiar, comentarios

Polémica judicial

El fraude procesal

La carpeta azul y la fuerza coercitiva del Estado

El derecho al honor, criterios de la Corte

El derecho económico, tres problemas

Reforma electoral

El caso Miranda y la ilegalidad de las detenciones

Derecho de réplica

Derechos humanos, su origen

El Tribunal “burocrático”, su presidente

Seguro contra la responsabilidad

Seguro la ley agraria y el derecho privado

La codificacion laboral

El debido proceso, dos criterios

La suspensión en el amparo y en otros procedimientos

La orfandad laboral burocrática

La nueva justicia laboral

Ley de Fiscalización y Ley Orgánica de la Administración Pública

Ley de la fiscalía general de la República

El Código Penal y la corrupción

Ley del Tribunal Federal de Justicia Administrativa

La Ley de Responsabilidades

La Ley de Responsabilidades

La Ley de Responsabilidades

La ley anticorrupción

El sistema anticorrupción en el estado

La oralidad en 2017

A propósito de los relevos sindicales en la Universidad

Las medidas cautelares en la Ley Federal del Trabajo, una vista retrospectiva

Delitos electorales

Elección sin candidatos independientes o candidatos sin partido

La huelga de puertas abiertas

El proceso de Cristo y los derechos humanos

El proceso de Cristo y los derechos humanos

El proceso de Cristo y los derechos humanos

El juicio arbitral o la justicia privada

La vigencia del nuevo Sistema de Justicia Penal en nuestro estado

La ineptitud, el Estado de Derecho y su costo social

La Comisión Estatal de Derechos Humanos y su falta de coercitividad

Los conflictos sobre seguridad social

A 98 años de la Constitución de 1917

Los litigantes

La jurisdicción

El seguro de riesgos de trabajo

El proyecto, en la investigación jurídica

La metodología en los estudios de Derecho

Los estudios de derecho y su práctica

Los derechos notarial y registral, y la escritura pública

El Tribunal de Justicia Administrativa del Estado de Michoacán de Ocampo

El derecho a la democracia y las candidaturas independientes

El derecho al olvido, el Internet y las redes sociales

La vivienda, la seguridad social y el Infonavit

La Ley Federal de Consulta Popular

En los albores de la reforma penal

Los derechos humanos y los grupos vulnerables

La extradición, la pena de muerte y el derecho internacional público Tercera parte

La extradición, la pena de muerte y el derecho internacional público Segunda parte

La extradición, la pena de muerte y el derecho internacional público

El contrato de mutuo con interés, el pagaré, la usura y la Corte

El amparo y su falta de regulación en materia agraria

El derecho deportivo y el futbol profesional en México

El comisionado Castillo, las leyes y las reglas de etiqueta

El nuevo juicio de amparo y la huelga del STASPE

Los derechos humanos a tres años de su implementación

Los derechos de los niños y el bullying

Las razones diversas, en las sentencias penales

Daños colaterales de la delincuencia organizada en el derecho

La huelga del STASPE, el oportuno derecho a la defensa y el control de convencionalidad