Gilberto Vivanco González
Vivilladas
Ayotzinapa… ¿Más terror sobre el terror?
Viernes 10 de Octubre de 2014
A- A A+

Ya estamos de regreso, debemos decir que muchas cosas extrañamos de nuestro México, pero lo que no deseábamos ver es el reencontrarnos con historias de muerte y terror, lamentablemente no fue así, la posible muerte de 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa, Guerrero, ha llenado de indignación y de luto la República Mexicana. Falta por confirmarse la noticia pero Vivilladas cree que las probabilidades son enormes, aunque el gobierno federal teme dar la versión como verídica, porque de ser así realmente sería la locura, sería una muestra horripilante de la tragedia cotidiana que se vive en este país tan bello pero tan lastimado por acciones que no tienen nombre, por acciones que nos hacen vivir la podredumbre de un sistema socio-político que no ha sabido responder a las necesidades más prioritarias de la población a la que representan.
En España, las noticias de primera plana es el asesinato de una turista, en Alemania el robo a mano armada de un súper mercado, en Australia la detención de un sujeto por hacer escándalo en el Parlamento; son notas que duran hasta dos días como el acontecer principal de un país, por una sencilla razón: no existe la criminalidad en índices elevados, por aquellos lugares la capacidad de asombro no se ha perdido…en México es todo lo contrario.
¿Cuántas historias se han contado en relación a hallazgos de fosas comunes con un determinado número de muertos? ¿Cuántos cadáveres se han encontrado mutilados hasta el punto de ser irreconocibles? ¿Cuántos cuerpos han sido arrojados a la vía pública producto de armas blancas o armas de fuego? Estas preguntas nos vinculan irremediablemente a miles de muertes ocasionados por el crimen organizado, pero también de una política de Estado, la que muchos pensábamos que estaba desterrada, pero que pareciera regresa con más bríos que nunca. Aquí no es cuestión de comisionados o de fiscales especiales, aquí es cuestión de actuar de inmediato, pero la justicia en nuestra nación no sólo tiene el slogan de incredibilidad sino de torpe y retardada.
No tenemos la menor idea de cuántas páginas se han escrito sobre la desaparición de los jóvenes normalistas de Guerrero, no sabemos cuántos tuits se han enviado exigiendo aparezcan con vida los jóvenes secuestrados, no sabemos cuántas marchas y gritos han estremecido las calles y del mundo exigiendo justicia, pero lo que sí sabemos es que la sociedad ha llegado al hartazgo y al fastidio, un hartazgo y fastidio peligrosos que ponen en peligro el Estado de Derecho, si es que aún existiera.
Múltiples son las interrogantes del caso, donde los por qué, los cómo, los dónde y los quiénes, sobre todo esto, los quiénes, que tiene el pueblo entero, pero nunca se compararán con las dudas de sus afligidos familiares; no podemos ni imaginar cómo han vivido estas horas, estos días, cuál puede ser su consuelo, su paz… simplemente no la tendrán, ni aún que se confirmara lo que todos estamos presintiendo.
La impotencia de la gente, de sus compañeros, de sus hermanos y padres, y de la sociedad en general es enorme, todo mundo ha gritado exigiendo la presentación con vida de los jóvenes, pero es un grito esperanzador que difícilmente encontrará eco, porque creemos que por infortunio, jamás serán escuchados por los malogrados estudiantes.
¿Cuál habrá sido el pecado de los estudiantes para que pagaran con tanta sangre su desafío?, no vayan a salir con la tontería, si es que logra confirmarse, de que estaban involucrados con cuestiones delincuenciales, que eran narcomenudistas, o cualquier atrocidad. ¿Qué ganaban los sádicos asesinos con aplicar una tortura a chamacos que aun siendo rebeldes merecían ser escuchados? ¿Quiénes están detrás de esta esquizofrenia? Ante la falta de respuestas es obvio que surjan todo tipo de especulaciones, por ejemplo: ¿Tenía tanto poder el presidente municipal de Iguala para mandar sacrificar a los normalistas? ¿Por qué tanta saña y tanto odio? ¿De dónde vino la orden y por qué?, ahora, si están secuestrados y escondidos, ¿cuál es la intención?, porque no existe monto exigido para rescate alguno. ¿Podremos descartar a otras instancias, más allá de las autoridades locales y estatales? La verdad es que hasta el propio gobierno federal puede ser cuestionado, así que más le vale actuar de inmediato y con certezas.
En otro sentido, es una total falta de insensibilidad y de actitud política el que no haya habido, por el momento, una declaración firme del secretario de Educación Pública, Emilio Chuayffet, ya que siendo el responsable de la educación en el país, debería demostrar fastidio e indignación, pero está callado y campante, como si los gritos de miles de personas por la desaparición y posible muerte de los normalitas fueran pecata minuta.
Ahora, en otro sentido, hay otro problema: por desgracia los hechos violentos representan en México el pan nuestro de cada día, contrario a lo que el gobierno federal señala, porque los crímenes, secuestros y levantones se han multiplicado, o al menos no se han detenido, de tal forma que se puede hablar de una incapacidad gubernamental para responder a este tipo de eventos, eventos que tienen a nuestra patria en el top ten de países más peligrosos del mundo. Vivilladas se une al clamor general exigiendo la presentación con vida de los jóvenes secuestrados… aunque las esperanzas poco a poco se van diseminando. Reconocemos que la violencia sólo trae consigo más violencia. Antonio Fraguas Forges, humorista español puntualizó; La violencia es miedo de las ideas de los demás y poca fe en las propias. Cualquier similitud con la realidad, es pura coincidencia.

Sobre el autor
Nació en Zinapécuaro Michoacán (1961) Profesor de Educación primaria (E.N.V.F.); Licenciado en Ciencias Naturales (E.N.S.M.); Maestría en Investigación Educativa y Docencia Superior (IMCED). Excatedrático y exdirector de la Normal Rural de Tiripetío; Ex director y excatedrático de la Escuela Normal Urbana Federal, catedrático del IMCED. Diplomado en Administración de Escuelas Superiores (IPN)
Comentarios
Columnas recientes

Buen Fin, cuidado con las trampas

Finanzas en Michoacán, auténtico laberinto

Día de Muertos, Michoacán con vida

El show de los independientes presidenciables

Sección XVIII del SNTE, descaro sindical

Abuso de la tecnología

José Ma. Morelos, un aniversario más

Las lecciones son del pueblo

Los auténticos gritos de Independencia

Dreamers… sueños truncados

La lluvia

La ENUF y las Normales

Silvano Aureoles en Zinapécuaro

Presidencia y el frente nacional

Reclamos por telefonía celular

Morelia, bache eterno

Estacionamientos en comercios, ¿por qué pagar?

Gasolineras, asalto a manguera armada

Transporte urbano en Morelia, peligro sobre ruedas

El circo de las investigaciones

¡Alto a la represión y manipulación!

Política y sociedad

Estado de Mexico, el día “D”

Sigue el engaño a maestros estatales

Periodismo… riesgo latente

Los bomberos en el olvido

Cierre del Centro Histórico

Niños de la calle

Javier Duarte… Flor del racimo

Días santos, días para reflexionar

Estados Unidos y un presidente de izquierda

Cárdenas y Juárez, ¡ignorados!

El PRI, ¿redimido y redentor?

ENUF, XXVIII Coloquio de Actualización Docente

Silvano presidenciable, a nadie extraña

Bonos pendientes, juego perverso

Niños con cáncer

México unido, ¿contra quién?

Locura en preinscripciones

Llega Trump, a temblar

México en ebullición

¡Feliz Día de Reyes… y gasolinazos también!

La Navidad y su auténtico significado

Redes sociales reflejo cultural

Villas del Pedregal, peligro latente

¿Piso parejo en la carrera presidencial?

Buen Fin, el bueno sería este

Hillary y Trump frente a frente

Festival de Cine de Morelia, prestigio michoacano

¡Payasos al ataque!

La corrupción carcome a México

Transporte público, peligro latente

Dólar por lo cielos

Silvano Aureoles, cobijo político

Grito de Independencia… entre festejo y decepción

¿Quién salvará al PRD?

Juan Gabriel, reflejo de lo social

Morelia independiente, pago de Predial con amenazas

No me río de Janeiro

Precios al alza, Peña Nieto a la baja

Terrorismo que daña el mundo

SEP-SNTE, diálogo teatral

PRD Nacional, en crisis

A maestros, descuentos al azar

Elecciones, golpe a Peña Nieto y al priismo

¡Siguen demeritando lucha magisterial!

Gobierno sin apertura, ¡gobierno totalitario!

Feliz Día del despido… perdón, del Maestro

¿PRD en crisis?, ¡claro que sí!

El trabajo colaborativo en la escuela

Morelia, bache tras bache

Michoacán y Silvano, preocupados

Adolescencia y embarazo

¡La felicidad!

Morelia… Movilidad vehicular electrónica-digital

Guerra de encuestas… inicia manipulación

Nueva dirigencia estatal de la CNTE

Visita papal: Religión, política y negocio

Visita papal: Religión, política y negocio

¿Quieren destruir a la CNTE en Michoacán?

Recursos naturales, en bandeja de plata

Ya basta de El Chapo y Kate

Días gélidos, más fríos para los pobres

Año Nuevo con esperanza… y gobiernos que la matan

Delincuencia, azote permanente

Servicio urbano en Morelia…a medias

Riesgos y muertes de adolescentes por embarazo

Ahora, ¿privatizarán la cultura?

Inquietud en las escuelas Normales

La Secretaría de Educación descuenta a verdaderos trabajadores

Delincuencia común en Morelia, ¡como espuma!

Normalistas, mesura y prudencia

Silvano, promesas contra realidad

Los derechos humanos

Mexicanos Primero, ¡de nuevo a la carga!

Importancia de la prevención civil

¡Viva la dependencia nacional!

Renovados ayuntamientos, renovadas ilusiones

Sociedad actual y adicción

Inicio del ciclo escolar, en duda

Periodismo…peligro latente

El tren, la historia de “siempre serás”

Violencia familiar en el mundo contemporáneo

Gobierno federal… Desconfianza total

Silvano… ¡A cumplir!

Elecciones: de lo imaginario a la realidad

Los Portales de Morelia

Momentos decisivos

ENUF, Medalla Michoacán al Mérito Docente

Trampas electorales

“La enseñanza de las ciencias en crisis”

El pueblo está olvidado

Compra del voto electoral… sociedad que pierde

Las encuestas políticas… ¿Una farsa?

ENUF… ¡Benemérita y Centenaria!

Asentamientos irregulares… reflejo de la realidad

Primaria Juan Ortiz Murillo… Violencia injustificada

Sergio Román Marín… Adiós a un gran comunicador

Gubernatura… todos, en pos de ella

Dignificar la enfermería, humano y necesario

Año Nuevo, nuevas ilusiones

Wilfrido Lázaro… Crítico y proyectivo

20 de noviembre… Sin festejo tradicional

Demanda justa… Exigencia extralimitada

Caso Ayotzinapa, arman el ajedrez

Día de Muertos… Ventana de Michoacán

Michoacán, ¿un paraíso frustrado?

La mujer en la sociedad mexicana

Ayotzinapa… ¿Más terror sobre el terror?

Silvano Aureoles… Más fuerte que nunca

Futbol… Grupo Salinas, el culpable

Niños migrantes… Niños sin futuro

Videoescándalos… ¿Investigación judicial o desquite criminal?

Morelia… palomita para sus jardines

Salud comunitaria… prioridad social

Doctor Mireles y la desconfianza en el gobierno

Poder Ciudadano… Alza la voz

Chequeo médico, normal… cuestión política, suspicaz

Bullying… reflejo social

Museo 11 S… Entre homenaje y mercantilismo

¿Feliz Día del Maestro?

Turismo en Michoacán, a la baja

Día del Trabajo… Festejo limitado

Ser autodefensa… ya es un peligro

Viernes Santo… Inesperado

Gobierno rico… pueblo pobre

Violencia en el futbol mexicano

Delito en Tesorería… Punta de la madeja

ENUF, XXV Coloquio… Encrucijada ante la Reforma Educativa

Escuela Segura… Mucho más que revisión de mochilas