José Padilla Alegre
El derecho y sus glosas
El derecho al olvido, el Internet y las redes sociales
Sábado 4 de Octubre de 2014
A- A A+

En la sociedad de la información -es aquel conglomerado humano en el cual las necesidades y los satisfactores están determinados por la información que tiene a su alcance- en la que vivimos a partir de la informática -disciplina que establece los procedimientos para el almacenamiento y el manejo simplificado de la información de manera automatizada, que hace posible explorar con mayor facilidad el amplio campo del saber -.
Con la Internet - \"red de redes\" que se basa en interconectar computadores y ordenadores entre sí creando una gran telaraña de intercomunicación, dichas interconexiones se realizan mediante cable físico convencional, fibra óptica, red eléctrica, vía satélite y su nombre está formado por el acrónimo INTERconected NETworks (red de trabajos interconectados) -como su vehículo más importante.
Y las redes sociales -son los diferentes sitios o páginas de Internet que ofrecen registrarse a las personas y contactarse con infinidad de individuos a fin de compartir contenidos, interactuar y crear comunidades sobre intereses similares: trabajo, lecturas, juegos, amistad, relaciones amorosas, entre otros- como la aplicación más popular socialmente.
Pero esta gran telaraña como todas las cosas tiene efectos positivos y negativos, dentro de estos últimos encontramos que pudiera vulnerarse la privacidad, entendida como un derecho fundamental por estar en juego el acceso a la información y la protección de datos personales; este acto de molestia ha empezado a ser motivo de demandas frente al buscador llamado Google, al manejar información desfasada, por no estar actualizada o no corresponder a la realidad.
A grado tal que existe ya un pronunciamiento importante, dictado hace aproximadamente cuatro meses y medio, ya que el 13 de mayo del 2014 el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) dictó una importante sentencia en el asunto C-131/12 en donde se le ordena a Google a adoptar las medidas necesarias para eliminar u ocultar los datos personales del señor Costeja González, de su resultado de búsqueda dejando de vincularlos a los enlaces al sitio web de un periódico español de gran circulación, en el cual se publicaron dos -edictos- noticias que informaban del remate de inmuebles de su propiedad, embargados debido a deudas con la Seguridad Social.
A esta resolución del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, se le conoce como “derecho al olvido” de datos personales en Internet, ya que el hecho de que la transnacional de la informática tenga páginas de búsqueda en donde aparecen datos personales de un asunto litigioso que ya concluyó, por lo que al no tener actualizada la información, afecta sensiblemente la imagen de la persona, toda vez que a pesar de haber cumplido con la obligación sigue apareciendo en el mencionado buscador, vigente la deuda, violentándole el derecho fundamental del manejo de datos personales, el que está por encima del derecho económico de Google y del derecho del acceso a la información del cibernauta que navega en la red y encuentra la información imprecisa con sólo dar un clic.
Lo anterior no es ajeno a nuestra realidad, ya que en México tenemos el Buró de Crédito, que es un banco de datos donde se encuentran relacionados todos aquellos que de alguna manera han caído en insolvencia con algunas obligaciones comerciales aunque sean menores, se encuentran en dicha lista negra, inconstitucional dicho sea de paso, lugar al que acuden los comerciantes para comprobar la solvencia del solicitante de crédito.
Sobre este asunto y como un segundo ejemplo de que la realidad de los buscadores, no es cosa sólo del país ibérico, la actual administración federal tomó la determinación de publicar una lista con los contribuyentes morosos en la Internet a efecto de exhibirlos y pasen a ponerse al corriente con las contribuciones, listado que igualmente es contrario a la Constitución.
En ambos casos a quienes les afecte en su imagen podrían recurrir a un amparo indirecto, denunciando los actos de molestia en el primero por particulares que realizan funciones de autoridad -ya lo permite la ley de amparo-, pues sólo la Secretaría de Gobernación está autorizada para tener un registro de ciudadanos mexicanos y en el segundo porque la publicación de la lista de contribuyentes pendientes de cumplir con sus cargas fiscales, no está considerada en la Constitución, como una forma de llamar al contribuyente, independientemente de que tenga o no adeudos.

El derecho al arrepentimiento

El caso español da lugar para preguntarnos, y en tratándose de los errores sociales, videos captados generalmente con teléfonos celulares que han subido a la red social llamada Facebook, como por ejemplo el gentleman de las Lomas o las ladys de Polanco, o la lady Profeco ¿también podrían ser motivo de una demanda judicial, para que dejen de circular en las redes sociales? o como en el caso de los mensajes de texto, que se publican en esa otra gran red social llamada Twitter en donde a través de breves notas escritas se comete un error o se agrede a una determinada persona o grupo de personas, como le sucedió a la hija de Peña Nieto cuando era candidato a la Presidencia de la República, en la que tuiteó para defender a su papá de una declaración desafortunada, al confundir a un escritor como autor de un libro, cuando no lo era, formándose un trending –una cantidad muy grande de mofas– respecto de la imprecisión del autor, ya que tuiteó “pinche prole”.
Otro ejemplo de un Twitter desafortunado fue el que envió un funcionario panista del estado de Querétaro, hace tres semanas el que se quejaba por esa red social, de no poder llegar a su casa por el caos vial provocado por los aficionados al futbol que iban al estadio, para ver la presentación del futbolista brasileño Ronaldhino, quejándose del alboroto sólo por la presentación de un simio refiriéndose así del jugador.
En ambos casos, los tuiteros se tuvieron que disculpar, a esto la académica española Cecilia Álvarez, vicepresidenta de la Asociación Española de Profesionales de la Privacidad, le llamó el derecho al arrepentimiento.
Sin lugar a dudas este derecho al arrepentimiento habrá de tener una presencia importante, ya que no es posible que por un exabrupto, el facebuquero o el tuitero, continúen en los anales de las redes sociales, estigmatizados, por toda una vida, ya que si él delincuente una vez que cumple su condena, es reinsertado socialmente, de la misma manera una vez que se cumple con el escrutinio social de la exhibición en las redes, debe a partir del arrepentimiento, ser retirado su video o su tuit de la red social en la que se encuentra circulando, pues no es posible que permanezca ahí para ser consultada por siempre.
A manera de conclusión podemos decir que estos dos derechos -al olvido y al arrepentimiento-, son producto de la era digital, fenómenos sociales que necesitaron un tratamiento jurídico, para que no se afectara con la exposición de los buscadores a la privacidad y con la exposición en las redes sociales a la estigmatización que pudiera dar lugar a la discriminación.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

La conciliación en el procedimiento burocrático

El aeropuerto y su consulta

DEL 68 AL 2018

Las reformas a la ley burocrática del estado

15 de septiembre y Ayotzinapa

Clausula de exclusión y no discriminación

El municipio libre

El Artículo 143 y sus transitorios

Derecho ambiental y el litigio estratégico

Desistimiento penal, no absolución

El derecho y sus glosas, la huelga del STAOOAPAS

Triunfo y propuesta

Los principios procesales en el procedimiento administrativo de responsabilidades

La Constitución, su función reglamentaria

Presunción de inocencia y derecho a la información

La sucesión laboral

La sucesión agraria

El liberalismo económico, un rostro

La sucesión legítima, un caso de discriminación

Las mujeres y su empoderamiento

Conflictos políticos entre poderes

Justicia partidaria o juicio de derechos del ciudadano

Diez años de justicia administrativa

Delitos especiales

El órgano interno de control

El secretario técnico del Sistema Estatal Anticorrupción

Dos instituciones agrarias

Doble maternidad

Amicus Curiae

La nueva trampa de la detención

La reedición del outsourcing

La seguridad social su procedimiento

La separación como medida de protección

La Ley de Fiscalización de Michoacán

La Ley Orgánica de la Administración Pública y el sistema de control interno

La Procuraduría de Justicia y el Sistema Anticorrupción

El Código Administrativo, su adecuación

Delitos de corrupción en Michoacán

Candidaturas independientes contra partidistas

EL DERECHO Y SUS GLOSAS

Ley Estatal de Responsabilidades Administrativas

Ley Estatal de Responsabilidades Administrativas

Ley Estatal Anticorrupción

Ley Estatal Anticorrupción

El ilegal paro de labores y toma en la UMSNH

La reglamentación constitucional

El juicio oral familiar, comentarios

Polémica judicial

El fraude procesal

La carpeta azul y la fuerza coercitiva del Estado

El derecho al honor, criterios de la Corte

El derecho económico, tres problemas

Reforma electoral

El caso Miranda y la ilegalidad de las detenciones

Derecho de réplica

Derechos humanos, su origen

El Tribunal “burocrático”, su presidente

Seguro contra la responsabilidad

Seguro la ley agraria y el derecho privado

La codificacion laboral

El debido proceso, dos criterios

La suspensión en el amparo y en otros procedimientos

La orfandad laboral burocrática

La nueva justicia laboral

Ley de Fiscalización y Ley Orgánica de la Administración Pública

Ley de la fiscalía general de la República

El Código Penal y la corrupción

Ley del Tribunal Federal de Justicia Administrativa

La Ley de Responsabilidades

La Ley de Responsabilidades

La Ley de Responsabilidades

La ley anticorrupción

El sistema anticorrupción en el estado

La oralidad en 2017

A propósito de los relevos sindicales en la Universidad

Las medidas cautelares en la Ley Federal del Trabajo, una vista retrospectiva

Delitos electorales

Elección sin candidatos independientes o candidatos sin partido

La huelga de puertas abiertas

El proceso de Cristo y los derechos humanos

El proceso de Cristo y los derechos humanos

El proceso de Cristo y los derechos humanos

El juicio arbitral o la justicia privada

La vigencia del nuevo Sistema de Justicia Penal en nuestro estado

La ineptitud, el Estado de Derecho y su costo social

La Comisión Estatal de Derechos Humanos y su falta de coercitividad

Los conflictos sobre seguridad social

A 98 años de la Constitución de 1917

Los litigantes

La jurisdicción

El seguro de riesgos de trabajo

El proyecto, en la investigación jurídica

La metodología en los estudios de Derecho

Los estudios de derecho y su práctica

Los derechos notarial y registral, y la escritura pública

El Tribunal de Justicia Administrativa del Estado de Michoacán de Ocampo

El derecho a la democracia y las candidaturas independientes

El derecho al olvido, el Internet y las redes sociales

La vivienda, la seguridad social y el Infonavit

La Ley Federal de Consulta Popular

En los albores de la reforma penal

Los derechos humanos y los grupos vulnerables

La extradición, la pena de muerte y el derecho internacional público Tercera parte

La extradición, la pena de muerte y el derecho internacional público Segunda parte

La extradición, la pena de muerte y el derecho internacional público

El contrato de mutuo con interés, el pagaré, la usura y la Corte

El amparo y su falta de regulación en materia agraria

El derecho deportivo y el futbol profesional en México

El comisionado Castillo, las leyes y las reglas de etiqueta

El nuevo juicio de amparo y la huelga del STASPE

Los derechos humanos a tres años de su implementación

Los derechos de los niños y el bullying

Las razones diversas, en las sentencias penales

Daños colaterales de la delincuencia organizada en el derecho

La huelga del STASPE, el oportuno derecho a la defensa y el control de convencionalidad