Eduardo Nava Hernández
La consulta del PRI sobre plurinominales, una nueva amenaza a la democracia
Jueves 28 de Agosto de 2014
A- A A+

Como nunca antes en la historia reciente del Poder Legislativo, el régimen logró en los meses pasados beneficiarse del control político del Ejecutivo y de las alianzas estratégicas o coyunturales para sacar adelante sus proyectos de transformación jurídica del país, abarcando tanto la Constitución como una gran cantidad de leyes secundarias. Esa transformación es cierta y no requiere ser detallada por ser de conocimiento público su amplitud en diversos aspectos de la economía y la vida social. Lo destacable es el modo como el Congreso fue, después de un largo periodo de disfuncionalidad que arranca desde el gobierno de Ernesto Zedillo, nuevamente operativo a los requerimientos emanados de la Presidencia de la República para aprobar las tan publicitadas pero aún no demostradamente eficaces reformas estructurales.
Si en el seno de la sociedad la legitimidad de algunas de tales reformas está aún en cuestión, en el Legislativo federal y en los congresos estatales se formaron mayorías suficientes para aprobar los cambios a la Constitución y a las leyes. Por eso no deja de ser llamativo que ahora el PRI, como fuerza hegemónica, proponga una consulta en torno a la integración del Poder Legislativo, en particular para eliminar parcialmente la representación proporcional personificada en los llamados plurinominales.
En mi artículo anterior cavilé a propósito del divorcio, no de los legisladores de representación proporcional sino del Legislativo en su conjunto, con respecto de los ciudadanos. Su desprestigio e impopularidad son evidentes para la mayoría de la sociedad, lo que debería conducir, en efecto, a una reforma profunda de la estructura y los usos y costumbres del parlamentarismo en México. Pero no es a ésta a lo que apunta el llamamiento lanzado por la dirigencia del PRI el pasado 20 de agosto para que los ciudadanos se pronuncien sobre la disminución del número de pluris.
La iniciativa de consulta priista le permite al partido (nuevamente) de Estado: a) Distraer a la opinión pública de la consulta sobre la Reforma Energética impulsada por separado por el PRD y el Morena; b) Canalizar sólo hacia un sector de los legisladores, “por los que nadie votó”, la justificada insatisfacción ciudadana con sus representantes; c) Montarse sobre una corriente de opinión que se ha fortalecido espontáneamente en la población, cuando no inducida por diversos medios de comunicación, y adversa a esa forma de representación; y d) Tratar de recuperar prestigio y legitimidad sociales en un momento en que tanto la popularidad del jefe del Ejecutivo como la aprobación de la gestión priista (aunque no sólo ella) en el Congreso se desploman en las encuestas (véase, por ejemplo la de la firma estadounidense Pew Research, difundida el martes 26, coincidiendo con la visita del presidente mexicano a California).
La pregunta propuesta por el priismo: “¿Estás de acuerdo en que se modifique la Constitución para la eliminación de 100 de los 200 diputados plurinominales y 32 senadores plurinominales?” está lejos de responder a una crisis de la magnitud de la que se vive en el Poder Legislativo. Afectaría sólo la representación de los partidos minoritarios y consolidaría la de las fuerzas hegemónicas en beneficio de un esquema tripartidista o acaso bipartidista, más funcional a los intereses de los grupos oligárquicos.
La representación mixta -de mayoría relativa y proporcional- fue la respuesta que el régimen encontró en la Reforma Político-Electoral de 1978 a la crisis de agotamiento del sistema de partidos, que implicaba una participación decreciente de los ciudadanos en las elecciones. Se otorgó registro a nuevos partidos y se amplió la Cámara de Diputados para dar entrada a 100 representantes más, provenientes de los partidos minoritarios que no hubiesen obtenido al menos 50 triunfos de mayoría relativa; es decir, en ese momento, todos con excepción del PRI. Una segunda reforma, de 1986, amplió a 200 el número de plurinominales, pero dando cabida entre ellos a la representación de los partidos mayoritarios. Ahora, la propuesta priista es deliberadamente confusa, porque no especifica si la reducción a 100 recupera el espíritu original de que sean sólo para las fuerzas menores o mantendría la representación proporcional también para los partidos con un alto número de diputaciones de mayoría relativa.
La propuesta de un menor número de posiciones en disputa no es un hecho aislado. Dos recientes reformas indican el sentido de la propuesta del PRI: la reelección inmediata de diputados, senadores y presidentes municipales (para sumar los legisladores hasta doce años continuos) y la elevación de la votación requerida para conservar el registro como partido político nacional de dos a tres por ciento. En su conjunto, tales reformas apuntan a una mayor osificación y esclerosis del sistema político, particularmente en el Legislativo, y a una más difícil rotación de los individuos y de las generaciones en los cargos, que ahora se verían disminuidos, de prosperar para 2018 la consulta que el PRI plantea realizar en 2015. Nuevamente, los representantes más conspicuos y con más recursos de la partidocracia serán los que tengan posibilidades de obtener la reelección o una posición en las disminuidas listas de plurinominales.
¿El desempeño de un diputado o senador en sus funciones depende de su forma de elección? Definitivamente no. El haber ganado por mayoría relativa en un distrito o en un estado no es en absoluto una garantía de idoneidad, honestidad, ética para el cargo, mucho menos de independencia frente al Ejecutivo, como se ha visto en el periodo reciente en que representantes de mayoría relativa y plurinominales de los partidos mayoritarios se sometieron por igual a la voluntad del presidente y a la disciplina partidaria. Por el contrario, las bancadas de partidos minoritarios como Movimiento Ciudadano y el PT, integradas en lo fundamental por representación proporcional, fueron más consecuentes que aquellos en la defensa de la economía popular y de los intereses nacionales durante el debate de las reformas “estructurales”.
Tampoco dependen de la forma de elección los enormes privilegios de los que legisladores de mayoría y de proporcionalidad disfrutan por igual. La reducción del número de estos no tendrá ningún efecto en la calidad de la representación si no se ajustan los sueldos, sobresueldos y prerrogativas que el Legislativo se asigna y que, como lo expresé con anterioridad, lo han divorciado de la mayoría de los ciudadanos. Sin adelgazar las enormes prerrogativas de las que los legisladores disfrutan, la mera disminución de su número no asegura, como se presume, rebajar los gastos y abultados presupuestos que el Congreso, como conjunto, se asigna a sí mismo. La consigna “Más resultados con menos pluris” que el dirigente nacional priista maneja en su más reciente artículo en El Universal no es, en ese sentido, sino demagogia que no se apoya en una propuesta de fondo para la reforma del Legislativo.
Porque es cierto que tampoco es una opción conservar la integración de este poder como hasta hoy. Además de los mencionados privilegios, el problema de los plurinominales, y por lo que hay un rechazo espontáneo de la población a los mismos, es por el hecho de llegar al cargo sin haber hecho campaña ni someterse a la prueba de las urnas. Una reforma de fondo al Legislativo, que preserve la representación minoritaria y asegure una mejor representación sería aquella en la que los legisladores por proporcionalidad sean los postulados en los distritos que, sin haber obtenido el triunfo, hayan sacado los mejores porcentajes para sus respectivos partidos en la circunscripción correspondiente. Es decir, aquellos que alcanzaron en la elección uninominal un segundo, tercero o cuarto lugar, siempre cuidando buscar la proporcionalidad entre las fuerzas partidarias en la distribución, sea esto con 100 o, como hoy, 200 plurinominales.
De hecho, la ambigua y confusa propuesta priista resultaría improcedente en los términos de la fracción VIII del artículo 35 de la Constitución que excluye la materia electoral de aquellas que ´pueden ser sometidas a consulta. Pero de prosperar por ésta o por otra vía lo que el priismo peñista propone, se estará configurando un nuevo Legislativo a modo, con oposiciones disminuidas y una sobrerrepresentación de los partidos mayoritarios. El nuevo gobierno priista, tan añorante de los tiempos del salinismo, busca una nueva modalidad de la cláusula de gobernabilidad que le permita al neopartido de Estado obtener, por ejemplo, con un 35 o 37 por ciento de los votos, el 50 por ciento más uno, o más, de los representantes en las cámaras. De esta manera, el sistema político se encaminaría otra vez hacia el antiguo presidencialismo sin contrapesos que prevaleció en nuestro país por siete décadas; un régimen en el que las metáforas de las películas de Luis Estrada como La Ley de Herodes o La dictadura perfecta, se verán rebasadas por completo.

Sobre el autor
PENDIENTE
Comentarios
Columnas recientes

Presea de ignominia y afrenta a la universidad

La Universidad, el Congreso y la memoria

Lo que el debate no se llevó

La sombra del fascismo en la Universidad Michoacana

Universitarios, ciudadanos y el fraude que viene

El TLCAN, Trump y el dilema salarial

Cómo malograr impunemente una institución benemérita y centenaria

El pragmatismo en la política mexicana

Transición a la dictadura

La Universidad Michoacana en la encrucijada

La candidata del Congreso Nacional Indígena y el EZLN

El futuro del Frente Ciudadano por México

La Propuesta Aguirre para la Universidad Michoacana

El INE hacia 2018

Efrén Capiz y Eva Castañeda

Gobernar con el cinismo

Maquiavelo en el Estado de México

Rebelión de los trabajadores de Walmart

La Universidad Michoacana bajo fuego

Natalio Vázquez Pallares, México y la segunda posguerra

Fuerzas Armadas: coerción y politización

Seguridad interior y militarización, un horizonte no deseable

Donald Trump, México y la tormenta perfecta

La crisis financiera de la Universidad Michoacana

Huelga de hambre en la Universidad Michoacana

Universidad Michoacana: el regreso de la represión y las expulsiones políticas

La toma en la Universidad Michoacana

La beligerancia de la clase empresarial mexicana

La crisis múltiple del régimen político

De víctimas y déficit de atención

Crisis multifacética y vías de acción popular

Guerra contra el magisterio

Cherán: entre la utopía y la institucionalización

Por qué defender las jubilaciones en la Universidad Michoacana

Universidad Michoacana: quebrantar la huelga

Segundo acto: La represión

Ayotzinapa: ¿qué sigue?

El tercer mundo no es un mundo de tercera

Cinismo destilado

Guerra antipopular prolongada

La segunda fuga de El Chapo: ¿Estado paralelo o narcoestado?

El régimen canallesco y las sublevaciones que vienen

El terror y el gobierno que no nos merecemos

Tiempo de crispación

Iguala, la sociedad política y el freno de la historia

Tlatelolco, Tlatlaya, Iguala…

La consulta del PRI sobre plurinominales, una nueva amenaza a la democracia

La crisis de representación y la autodefensa social

Recuento de daños

Cherán y el futuro de las autodefensas

El despropósito del desarme

“No dialogar bajo presión”

Autodefensas: el principio del fin

Universidad Michoacana: un conflicto nada gratuito

Pluralidad de poderes y legitimidad en Michoacán

Cierre de ciclos inconclusos

La entrega petrolera

2013: Rosa Luxemburgo revisitada

La División del Norte en 2013

Los Sentimientos de la Nación

El monólogo del poder y la resistencia social

Reformismo febril e ingobernabilidad

El cerco a San Lázaro: dique al autoritarismo legislativo

Entrega del petróleo y conciencia nacional

Arlen Siu como motivo: un recuerdo y una reflexión

Reforma petrolera: ¿Unión o desunión social?

Francisco Field Jurado, defensor del petróleo mexicano

El petróleo, la batalla que viene

El Pacto por México, cadáver insepulto

La consagración de la primavera: barbarie y revolución

Evaluación educativa e insurgencia magisterial

El intento de reconstrucción del presidencialismo omnipotente

El Gordillazo: sismo sin réplicas

Universidad Michoacana: la huelga de la opacidad

El zapatismo en los tiempos de la restauración priísta

El 1 de diciembre y las izquierdas

El rumbo incierto de las izquierdas

Ante la insurgencia social, ¿contrainsurgencia oficial?

De casas del estudiante, albazos y miseria presupuestal

Universidad Michoacana: la violencia y el Consejo de la infamia

Universidad Michoacana: reconstruir la comunidad

La ley, la gracia, la verdad

La transición mexicana: entre Montesquieu y Monex

México: la democracia granuja y el síndrome de Watergate

“Pesimismo de la inteligencia, optimismo de la voluntad”

Institucionalidad o ilegalidad

PRI, regreso sin gloria

El voto nulo y la abstención fortalecen la partidocracia

La elección se cierra

#yosoy132: el retorno de los jóvenes

La primavera estudiantil contra la reversión democrática

Casas del estudiante y crisis universitaria

El asalto a la Universidad Michoacana

Un atentado mortal contra el cooperativismo

Saldos y desafíos de la visita papal: México y Cuba

Lo que la partidocracia es

Tiempo de intercampaña y judicialización política

Noventa y cinco años de la Constitución y los trabajadores

Oaxaca: matar para defender al capital

El informe de la CNDH sobre Chilpancingo

2012: 50 causas para la indignación

Chilpancingo, la violencia de Estado

Las izquierdas después de Michoacán

Gobierno de coalición y proyectos de nación

El método del “mejor posicionado”

Degradación de la justicia en la Universidad Michoacana

Genovevo Figueroa: la historia negada

Genovevo Figueroa: la historia negada

Genovevo Figueroa: la historia negada

Genovevo Figueroa: los hechos de 1989

Genovevo Figueroa: los hechos de 1989

PRD Michoacán: fin de ciclo

Un recuerdo para Adolfo Sánchez Vázquez

El bloque de poder, la debacle y la izquierda electoral

Del pacto de Juárez al diálogo público

Cinco años de impunidad, no de olvido

Llegando al límite

PAN y PRI: precarizar el trabajo

Las alianzas estratégicas

Anexión de baja intensidad

La tragedia del PRD y la izquierda mexicana

A diez años de la fuga del Chapo

El eterno problema del transporte

UM: pasmo, farsa y retroceso

La Universidad Michoacana en su laberinto

Elogio de Lula

1810: la insurrección popular

El mensaje presidencial y el de la muerte

Ya no, Cayetano

Desincorporación o interés público

La huelga de hambre

El rector José Narro ante la UM

El Gran Hermano del neoliberalismo

La acometida contra el trabajo

La lucha sigue

Acuerdos bajo la mesa y crisis política

Dos y dos no siempre suman cuatro

Para 2010: Reforma, libertad, justicia y ley

El CUPIA, la toga y la soga

El SME y el movimiento social

Sólo el Estado (de excepción)

El protofascismo en acción

Mercedes Sosa: una voz al servicio de la conciencia

Yo también hablo de Juanito

La nueva Legislatura: hacia la poliarquía no democrática

Sindicaticidio consentido

Iztapalapa, la UM y la crisis de la justicia

La tentación de anular

La desnacionalización de La Palma

La UM frente a la Suprema Corte