Gilberto Vivanco González
Vivilladas
Niños migrantes… Niños sin futuro
Viernes 22 de Agosto de 2014
A- A A+

En cuanto a la deseada reforma migratoria en el gobierno de Barak Obama, ha quedado claro que dicha innovación fue, desde su primer periodo, una falsa expectativa de miles de migrantes, pues nunca pudo encontrar los mecanismos legales y políticos para cumplir, a cabalidad, con el sueño de miles de personas que han sido fundamentales para la economía del vecino del norte más próximo a nuestro territorio.
Vivilladas nunca confió en que habría buenos dividendos al respecto del tema tratado; simplemente nos vamos a remitir a lo publicado en este mismo periódico, el 7 de noviembre de 2008, días después de su arribo presidencial:
“No queremos ser aguafiestas, pero en virtud de las amplias expectativas de la comunidad latina en general y la mexicana en particular en el tema migratorio, ante la victoria de Barack Obama por la Presidencia de Estados Unidos de Norteamérica, decimos que son interesantes y necesarias, sin embargo, muy pocos pueden asegurar que tengan feliz conclusión. Tres razones, como mínimo, son determinantes para sustentar lo planteado: a) El poder económico, dominado por grupos que se han contrariado cada vez que se proponen reformas bondadosas a favor de los migrantes... b) Aún con el poder político, no obstante la fuerza del carismático líder y la contundencia de su logro, sabe muy bien que existirá un contrapeso en la aplicación de posturas extremas, dado que los republicanos estarán al pendiente de las acciones presidenciales que puedan señalar como riesgosas, mismas que pueden etiquetar como violatorias a la Ley de Trabajo o la seguridad de su país, y c) El ex senador por Illinois nunca consideró en su propuesta de gobierno el tema inmigrante como una de sus prioridades. Cuando tuvo mayor acercamiento, incluso reconociendo el trabajo de quienes se internan a laborar a su patria, fue motivado por la urgencia de tener a su favor el voto latino que finalmente le dio un poco más de diez millones de votos, incluidos los mexicanos que en un 68 por ciento sufragaron en favor de Barack”.
En la misma tesitura publicamos algo semejante a lo anterior el 9 de noviembre de 2012:
“Es verdad que a pesar de haber experimentado una contienda complicada, de haber logrado un triunfo más cerrado que en su primera incursión a la Casa Blanca, Barack Obama llega fuerte y arropado principalmente por la clase media, por los hispanos y los grupos vulnerables o segregados de la sociedad estadounidense, mismos que fueron mencionados en su flamante discurso. Sin embargo, no obstante que en varios sectores existió fiesta popular ahora el mandatario de origen afro-americano, habiendo pasado la euforia de la victoria tendrá que retornar a la realidad, misma que está plagada de retos trascendentes y de una densa nube de desconfianza, que estarán pesando durante todo el tiempo de su segundo mandato”.
De modo que no deben extrañar las raquíticas opciones, a favor de los migrantes, que el residente de la Casa Blanca ha conseguido; es más, creemos que la situación está peor que antes, porque si desde su primer periodo vio truncado su frágil intento, ahora con el tema de los niños migrantes ha pecado no sólo de indiferencia o de incapacidad, sino hasta de inhumano, porque la solución a tan grave problema la encierra en una disposición que disfraza con tintes paternalistas apostando por la expulsión de su territorio de los pequeños “infragantes”, con el pretexto de que es justo que regresen a su tierra, que retornen a sus raíces, para que puedan estar junto a su familia… cuando su familia, o parte de ella, vive en suelo estadounidense.
José Fernando López escribió para Univisión: Más de 50 mil menores no acompañados procedentes de México y Centroamérica (Guatemala, Honduras y El Salvador, en particular), han llegado a Estados Unidos en los últimos ocho meses. Miles han sido devueltos a su país (casi todos mexicanos). Los demás permanecen en un limbo migratorio, con una amenaza de deportación. La cifra no incluye a todos los que intentaron llegar a este país. Algunos, después de sufrir torturas y vejaciones (no sólo por parte de las bandas criminales, sino por las propias autoridades) llegan a perder la vida. Otros muchos son detenidos a su paso por México y devueltos a sus países de origen.
Los niños que emigran no sólo cargan en sus mochilas algo de ropa, de alimentos, de agua y hasta quizá alguna que otra fotografía; también cargan la ilusión de reencontrarse con su padre, con su madre o en definitiva con ambos; llevan tras sus espaldas, de igual manera, el sueño de disfrutar una vida más digna que el infierno económico-social al que tienen que enfrentarse. Nos les importó ser engañados o engañadas por los abusivos coyotes, no les interesó arriesgar su vida, su integridad, o hasta su propio honor. No obstante, todo el sacrificio y los riesgos enfrentados, de nada han valido porque a la primera oportunidad son deportados a sus países, unos países que no han sabido dar cobijo, ni certeza a los retoños de sus propias raíces.
Es muy cierto que el problema no es directamente del país de Obama, no lo es en cuanto no estén los pequeños en su territorio, pero una vez que han cruzado la frontera, es responsable de su destino, más allá de la situación legal en la que se encuentren. De muy poco o de nada han servido las expresiones de organizaciones humanitarias, de países, de personalidades de gran influencia, porque a pesar de múltiples argumentos, la determinación es tajante contra los pequeños. El gobierno de USA argumenta que están en su país de manera ilegal, que han violado sus leyes, algo que sin duda es grave, pero ¿será menos dedicado arrojarlos a la pobreza, a la inseguridad y al infortunio?
Si en sus dos periodos de gobierno Barack ha sido incapaz de emprender una auténtica y eficaz reforma migratoria, lo menos que debería hacer es tomar a los niños migrantes en custodia, porque, insistimos, ya están en su comarca, y darles la oportunidad de reunirse con sus familiares, de velar por su educación, por su salud y bienestar, porque si el mundo ve con tristeza cómo deportan a un adulto, la deportación de un niño, necesariamente desgarra el corazón. Al llegar Obama a la Presidencia de aquel país, miles, quizá millones se ilusionaron por la condición afro-americana del mandatario, pero a esta misma cantidad de gente se le olvidó que, si es verdad que su color de piel es de raza negra, su condición de político sencillamente es 100 por ciento anglosajona. Ni modo. “Lo único malo de los niños es que tienen… un adulto en su futuro”.

Sobre el autor
Nació en Zinapécuaro Michoacán (1961) Profesor de Educación primaria (E.N.V.F.); Licenciado en Ciencias Naturales (E.N.S.M.); Maestría en Investigación Educativa y Docencia Superior (IMCED). Excatedrático y exdirector de la Normal Rural de Tiripetío; Ex director y excatedrático de la Escuela Normal Urbana Federal, catedrático del IMCED. Diplomado en Administración de Escuelas Superiores (IPN)
Comentarios
Columnas recientes

Buen Fin, cuidado con las trampas

Finanzas en Michoacán, auténtico laberinto

Día de Muertos, Michoacán con vida

El show de los independientes presidenciables

Sección XVIII del SNTE, descaro sindical

Abuso de la tecnología

José Ma. Morelos, un aniversario más

Las lecciones son del pueblo

Los auténticos gritos de Independencia

Dreamers… sueños truncados

La lluvia

La ENUF y las Normales

Silvano Aureoles en Zinapécuaro

Presidencia y el frente nacional

Reclamos por telefonía celular

Morelia, bache eterno

Estacionamientos en comercios, ¿por qué pagar?

Gasolineras, asalto a manguera armada

Transporte urbano en Morelia, peligro sobre ruedas

El circo de las investigaciones

¡Alto a la represión y manipulación!

Política y sociedad

Estado de Mexico, el día “D”

Sigue el engaño a maestros estatales

Periodismo… riesgo latente

Los bomberos en el olvido

Cierre del Centro Histórico

Niños de la calle

Javier Duarte… Flor del racimo

Días santos, días para reflexionar

Estados Unidos y un presidente de izquierda

Cárdenas y Juárez, ¡ignorados!

El PRI, ¿redimido y redentor?

ENUF, XXVIII Coloquio de Actualización Docente

Silvano presidenciable, a nadie extraña

Bonos pendientes, juego perverso

Niños con cáncer

México unido, ¿contra quién?

Locura en preinscripciones

Llega Trump, a temblar

México en ebullición

¡Feliz Día de Reyes… y gasolinazos también!

La Navidad y su auténtico significado

Redes sociales reflejo cultural

Villas del Pedregal, peligro latente

¿Piso parejo en la carrera presidencial?

Buen Fin, el bueno sería este

Hillary y Trump frente a frente

Festival de Cine de Morelia, prestigio michoacano

¡Payasos al ataque!

La corrupción carcome a México

Transporte público, peligro latente

Dólar por lo cielos

Silvano Aureoles, cobijo político

Grito de Independencia… entre festejo y decepción

¿Quién salvará al PRD?

Juan Gabriel, reflejo de lo social

Morelia independiente, pago de Predial con amenazas

No me río de Janeiro

Precios al alza, Peña Nieto a la baja

Terrorismo que daña el mundo

SEP-SNTE, diálogo teatral

PRD Nacional, en crisis

A maestros, descuentos al azar

Elecciones, golpe a Peña Nieto y al priismo

¡Siguen demeritando lucha magisterial!

Gobierno sin apertura, ¡gobierno totalitario!

Feliz Día del despido… perdón, del Maestro

¿PRD en crisis?, ¡claro que sí!

El trabajo colaborativo en la escuela

Morelia, bache tras bache

Michoacán y Silvano, preocupados

Adolescencia y embarazo

¡La felicidad!

Morelia… Movilidad vehicular electrónica-digital

Guerra de encuestas… inicia manipulación

Nueva dirigencia estatal de la CNTE

Visita papal: Religión, política y negocio

Visita papal: Religión, política y negocio

¿Quieren destruir a la CNTE en Michoacán?

Recursos naturales, en bandeja de plata

Ya basta de El Chapo y Kate

Días gélidos, más fríos para los pobres

Año Nuevo con esperanza… y gobiernos que la matan

Delincuencia, azote permanente

Servicio urbano en Morelia…a medias

Riesgos y muertes de adolescentes por embarazo

Ahora, ¿privatizarán la cultura?

Inquietud en las escuelas Normales

La Secretaría de Educación descuenta a verdaderos trabajadores

Delincuencia común en Morelia, ¡como espuma!

Normalistas, mesura y prudencia

Silvano, promesas contra realidad

Los derechos humanos

Mexicanos Primero, ¡de nuevo a la carga!

Importancia de la prevención civil

¡Viva la dependencia nacional!

Renovados ayuntamientos, renovadas ilusiones

Sociedad actual y adicción

Inicio del ciclo escolar, en duda

Periodismo…peligro latente

El tren, la historia de “siempre serás”

Violencia familiar en el mundo contemporáneo

Gobierno federal… Desconfianza total

Silvano… ¡A cumplir!

Elecciones: de lo imaginario a la realidad

Los Portales de Morelia

Momentos decisivos

ENUF, Medalla Michoacán al Mérito Docente

Trampas electorales

“La enseñanza de las ciencias en crisis”

El pueblo está olvidado

Compra del voto electoral… sociedad que pierde

Las encuestas políticas… ¿Una farsa?

ENUF… ¡Benemérita y Centenaria!

Asentamientos irregulares… reflejo de la realidad

Primaria Juan Ortiz Murillo… Violencia injustificada

Sergio Román Marín… Adiós a un gran comunicador

Gubernatura… todos, en pos de ella

Dignificar la enfermería, humano y necesario

Año Nuevo, nuevas ilusiones

Wilfrido Lázaro… Crítico y proyectivo

20 de noviembre… Sin festejo tradicional

Demanda justa… Exigencia extralimitada

Caso Ayotzinapa, arman el ajedrez

Día de Muertos… Ventana de Michoacán

Michoacán, ¿un paraíso frustrado?

La mujer en la sociedad mexicana

Ayotzinapa… ¿Más terror sobre el terror?

Silvano Aureoles… Más fuerte que nunca

Futbol… Grupo Salinas, el culpable

Niños migrantes… Niños sin futuro

Videoescándalos… ¿Investigación judicial o desquite criminal?

Morelia… palomita para sus jardines

Salud comunitaria… prioridad social

Doctor Mireles y la desconfianza en el gobierno

Poder Ciudadano… Alza la voz

Chequeo médico, normal… cuestión política, suspicaz

Bullying… reflejo social

Museo 11 S… Entre homenaje y mercantilismo

¿Feliz Día del Maestro?

Turismo en Michoacán, a la baja

Día del Trabajo… Festejo limitado

Ser autodefensa… ya es un peligro

Viernes Santo… Inesperado

Gobierno rico… pueblo pobre

Violencia en el futbol mexicano

Delito en Tesorería… Punta de la madeja

ENUF, XXV Coloquio… Encrucijada ante la Reforma Educativa

Escuela Segura… Mucho más que revisión de mochilas