Gilberto Vivanco González
Vivilladas
Videoescándalos… ¿Investigación judicial o desquite criminal?
Jueves 7 de Agosto de 2014
A- A A+

Lo que hace tiempo inició como novedad, ahora pareciera pan de cada día, por así decirlo; la aparición de videoescándalos donde se ha involucrado a connotadas personalidades de la política, o de íntima relación con éstas, como el caso de Rodrigo Vallejo, han cimbrado al sacudido estado de Michoacán, convirtiéndolo en la entidad con mayor número de casos públicos al respecto. No es raro que esto suceda, ni mucho menos fortuito, pues se ha transformado en una estrategia tecnológica para echar de cabeza o dañar a quienes han fallado en sus compromisos con los grupos criminales, a quienes se resisten a colaborar con ellos o de plano a quienes ya no son útiles para sus intereses. De modo que a nadie extrañe que mañana mismo otra sorpresa videograbada con algún personaje de abolengo como máxima estrella.
Es innegable que el poder de la delincuencia organizada ha permeado en todos los niveles de gobierno, donde por cierto, Michoacán no tiene exclusividad, aunque sí los reflectores en este momento, porque dicho fenómeno está presente en todo el territorio nacional; en algunos lugares y niveles con más presencia que en otros, pero donde quiera se cuecen habas. Además, el estatus criminal no es flor de un solo día, sino que trae consigo todo un historial lamentable, sólo que ahora las presiones gubernamentales han perturbado las entrañas de los malhechores, si bien, no de forma contundente sí debemos reconocer que un tanto más efectiva que en otros sexenios y donde los autodefensas michoacanos tuvieron y han tenido, enorme protagonismo.
Llama la atención que la mayoría de los videos referidos no hayan sido conocidos o decomisados por las fuerzas federales como producto de eficaces investigaciones; más bien pareciera que han sido utilizados como armas poderosas en forma de sanción, de castigo o de desquite de las agrupaciones delincuenciales que han sido los encargados de ventilar, poco a poco como parte de su estrategia, los materiales videograbados con el propósito de involucrar a personajes de influencia política, con la firme intención de perjudicarlos.
En otro sentido, para nada sorprende que los medios de comunicación sean elegidos como el canal de transmisión para sacar a la luz los vínculos, voluntarios o involuntarios, entre personajes públicos y líderes de la delincuencia organizada, ya que en ellos encuentran dos ventajas esenciales: primera, da la seguridad de que no habrá manos oficiales que escondan la información ante hechos evidentes o suspicaces, donde se vean involucradas personalidades de tal o cual filiación política, en pocas palabras, se evita que las autoridades se hagan de la vista gorda para beneficiar a uno o a otro personaje, que por ciertos intereses les conviene tenerlo de su lado, sea o no copartidario; segunda, al dar la premisa a cierto medio informativo tienen la certeza de que será publicado, pues querámoslo o no, la revelación de cierto video en exclusiva otorga cierta reputación a las empresas editoras , no sólo en el país sino incluso en el extranjero.
Apreciamos que tampoco es fortuito el que los protagonistas de los videos, en las últimas semanas sean de filiación priista principalmente; existen dos poderosas razones para así sustentarlo, primera, el gobierno de la República es de tintes tricolores y sin duda, exhibir públicamente a personajes de alta jerarquía vinculados al PRI, representa una especie de venganza contra el propio régimen que de una u otra forma los trae de cabeza y ha dado golpes de fuerte impacto en su estructura y operación productiva y financiera, y, segunda, que ante el desgaste sufrido y ante la falta de compromisos cumplidos de la administración vallejista en su momento, según lo denunciado por Luisa María Calderón, no les queda más que difundir parte de los acuerdos y consensos para castigar dicha anomalía.
Por cierto, contrario a lo que digan los dirigentes tricolores es lógico que todo el escándalo provocado a raíz de los videos tendrá que impactarles de manera negativa en los próximos comicios locales, por más que se deslinden de los personajes inculpados. En otro sentido, no debe sorprender que algunos líderes de la delincuencia salgan en las filmaciones puesto que estos son civiles que poco o nada tienen que perder puesto que ya han sido identificados con anterioridad, incluso ellos mismos lo han provocado, como es el caso de La Tuta, pero, en cambio, los políticos involucrados son personajes públicos a los que sí les afecta en su trayectoria de vida.
Entendemos que han de existir más videos que los delincuentes tienen bajo la manga para ser utilizados cuando ellos lo crean necesario y oportuno, y han de existir porque las grabaciones son realizadas por ellos mismos como una estrategia de presión o de seguridad ante cualquier denuncia o incumplimiento. No cabe duda que como asociación delictiva tienen controlados los hilos de cada una de sus aristas.
Sean parte de una profusa investigación judicial o de un desquite criminal, que es a lo que apostamos, igualmente creemos que, a pesar de que sea negado por líderes partidistas, quizá existirán de igual manera videos comprometedores con algunos personajes, tanto del PRD como del PAN, hayan estado en contacto con los malhechores de manera voluntaria o por cohesión, como puede ser el caso también de involucrados priistas. No obstante, lo más relevante de los videos denunciantes, deberá ser que las autoridades tengan la capacidad que se requiere y la ética profesional para investigar y concluir cuando un personaje es presionado por los forajidos para asistir a ciertas reuniones o para identificar cuando se hace con toda voluntad y con tintes de complicidad. Reconocemos que ha de ser bastante complicado enfrentar las amenazas ante la negativa de colaborar con ellos o cerrar los ojos ante jugosas ofertas sustentadas en lujos, dinero y poder.
Evidente es que se requiere de paz, justicia y seguridad para acceder, aunque sea poco a poco, a mayores niveles de tranquilidad, desarrollo social y avance económico, Michoacán está cansado de falsas promesas y de que se encubra maléficamente su penosa realidad con declaraciones ficticias como lo hace el propio comisionado Castillo. Jacinto Banavente advirtió: “Si murmurar la verdad aún puede ser la justicia de los débiles, la calumnia no puede ser otra cosa que… la venganza de los cobardes”.

Sobre el autor
Nació en Zinapécuaro Michoacán (1961) Profesor de Educación primaria (E.N.V.F.); Licenciado en Ciencias Naturales (E.N.S.M.); Maestría en Investigación Educativa y Docencia Superior (IMCED). Excatedrático y exdirector de la Normal Rural de Tiripetío; Ex director y excatedrático de la Escuela Normal Urbana Federal, catedrático del IMCED. Diplomado en Administración de Escuelas Superiores (IPN)
Comentarios
Columnas recientes

Buen Fin, cuidado con las trampas

Finanzas en Michoacán, auténtico laberinto

Día de Muertos, Michoacán con vida

El show de los independientes presidenciables

Sección XVIII del SNTE, descaro sindical

Abuso de la tecnología

José Ma. Morelos, un aniversario más

Las lecciones son del pueblo

Los auténticos gritos de Independencia

Dreamers… sueños truncados

La lluvia

La ENUF y las Normales

Silvano Aureoles en Zinapécuaro

Presidencia y el frente nacional

Reclamos por telefonía celular

Morelia, bache eterno

Estacionamientos en comercios, ¿por qué pagar?

Gasolineras, asalto a manguera armada

Transporte urbano en Morelia, peligro sobre ruedas

El circo de las investigaciones

¡Alto a la represión y manipulación!

Política y sociedad

Estado de Mexico, el día “D”

Sigue el engaño a maestros estatales

Periodismo… riesgo latente

Los bomberos en el olvido

Cierre del Centro Histórico

Niños de la calle

Javier Duarte… Flor del racimo

Días santos, días para reflexionar

Estados Unidos y un presidente de izquierda

Cárdenas y Juárez, ¡ignorados!

El PRI, ¿redimido y redentor?

ENUF, XXVIII Coloquio de Actualización Docente

Silvano presidenciable, a nadie extraña

Bonos pendientes, juego perverso

Niños con cáncer

México unido, ¿contra quién?

Locura en preinscripciones

Llega Trump, a temblar

México en ebullición

¡Feliz Día de Reyes… y gasolinazos también!

La Navidad y su auténtico significado

Redes sociales reflejo cultural

Villas del Pedregal, peligro latente

¿Piso parejo en la carrera presidencial?

Buen Fin, el bueno sería este

Hillary y Trump frente a frente

Festival de Cine de Morelia, prestigio michoacano

¡Payasos al ataque!

La corrupción carcome a México

Transporte público, peligro latente

Dólar por lo cielos

Silvano Aureoles, cobijo político

Grito de Independencia… entre festejo y decepción

¿Quién salvará al PRD?

Juan Gabriel, reflejo de lo social

Morelia independiente, pago de Predial con amenazas

No me río de Janeiro

Precios al alza, Peña Nieto a la baja

Terrorismo que daña el mundo

SEP-SNTE, diálogo teatral

PRD Nacional, en crisis

A maestros, descuentos al azar

Elecciones, golpe a Peña Nieto y al priismo

¡Siguen demeritando lucha magisterial!

Gobierno sin apertura, ¡gobierno totalitario!

Feliz Día del despido… perdón, del Maestro

¿PRD en crisis?, ¡claro que sí!

El trabajo colaborativo en la escuela

Morelia, bache tras bache

Michoacán y Silvano, preocupados

Adolescencia y embarazo

¡La felicidad!

Morelia… Movilidad vehicular electrónica-digital

Guerra de encuestas… inicia manipulación

Nueva dirigencia estatal de la CNTE

Visita papal: Religión, política y negocio

Visita papal: Religión, política y negocio

¿Quieren destruir a la CNTE en Michoacán?

Recursos naturales, en bandeja de plata

Ya basta de El Chapo y Kate

Días gélidos, más fríos para los pobres

Año Nuevo con esperanza… y gobiernos que la matan

Delincuencia, azote permanente

Servicio urbano en Morelia…a medias

Riesgos y muertes de adolescentes por embarazo

Ahora, ¿privatizarán la cultura?

Inquietud en las escuelas Normales

La Secretaría de Educación descuenta a verdaderos trabajadores

Delincuencia común en Morelia, ¡como espuma!

Normalistas, mesura y prudencia

Silvano, promesas contra realidad

Los derechos humanos

Mexicanos Primero, ¡de nuevo a la carga!

Importancia de la prevención civil

¡Viva la dependencia nacional!

Renovados ayuntamientos, renovadas ilusiones

Sociedad actual y adicción

Inicio del ciclo escolar, en duda

Periodismo…peligro latente

El tren, la historia de “siempre serás”

Violencia familiar en el mundo contemporáneo

Gobierno federal… Desconfianza total

Silvano… ¡A cumplir!

Elecciones: de lo imaginario a la realidad

Los Portales de Morelia

Momentos decisivos

ENUF, Medalla Michoacán al Mérito Docente

Trampas electorales

“La enseñanza de las ciencias en crisis”

El pueblo está olvidado

Compra del voto electoral… sociedad que pierde

Las encuestas políticas… ¿Una farsa?

ENUF… ¡Benemérita y Centenaria!

Asentamientos irregulares… reflejo de la realidad

Primaria Juan Ortiz Murillo… Violencia injustificada

Sergio Román Marín… Adiós a un gran comunicador

Gubernatura… todos, en pos de ella

Dignificar la enfermería, humano y necesario

Año Nuevo, nuevas ilusiones

Wilfrido Lázaro… Crítico y proyectivo

20 de noviembre… Sin festejo tradicional

Demanda justa… Exigencia extralimitada

Caso Ayotzinapa, arman el ajedrez

Día de Muertos… Ventana de Michoacán

Michoacán, ¿un paraíso frustrado?

La mujer en la sociedad mexicana

Ayotzinapa… ¿Más terror sobre el terror?

Silvano Aureoles… Más fuerte que nunca

Futbol… Grupo Salinas, el culpable

Niños migrantes… Niños sin futuro

Videoescándalos… ¿Investigación judicial o desquite criminal?

Morelia… palomita para sus jardines

Salud comunitaria… prioridad social

Doctor Mireles y la desconfianza en el gobierno

Poder Ciudadano… Alza la voz

Chequeo médico, normal… cuestión política, suspicaz

Bullying… reflejo social

Museo 11 S… Entre homenaje y mercantilismo

¿Feliz Día del Maestro?

Turismo en Michoacán, a la baja

Día del Trabajo… Festejo limitado

Ser autodefensa… ya es un peligro

Viernes Santo… Inesperado

Gobierno rico… pueblo pobre

Violencia en el futbol mexicano

Delito en Tesorería… Punta de la madeja

ENUF, XXV Coloquio… Encrucijada ante la Reforma Educativa

Escuela Segura… Mucho más que revisión de mochilas