Gilberto Vivanco González
Vivilladas
Doctor Mireles y la desconfianza en el gobierno
Viernes 4 de Julio de 2014
A- A A+

Por varias referencias, unas oficiales, otras por medio de Internet e inclusive por voz propia del doctor José Manuel Mireles Valverde, tenemos la certeza de que este personaje michoacano no ha sido perita en dulce y que de alguna forma tuvo problemas con la justicia a finales de la década de los 80, justa o injustamente pero sí estuvo recluido algunos meses; no obstante, él aclaró que salió limpio de una serie de cuestionamientos que le imputaban. En la actualidad se le conoce como el líder fundador de las autodefensas en Tepalcatepec, que formó para sacudirse el látigo de organizaciones criminales, liderazgo que llegó a impactar en más comunidades y, por supuesto, en otros municipios de la entidad. Ahora fue detenido por fuerzas federales con el argumento de portación de armas de fuego exclusivas del Ejército y de la Fuerza Aérea y en posesión de algo de droga para uso personal, según lo puntualizaron las mismas autoridades. Todos conocemos la historia, aunque los argumentos legales son bastante cuestionables.
Iniciamos diciendo que Mireles no es perita en dulce, pero nadie puede negar la capacidad de su liderazgo ni el poder de seducción y el carisma que tiene en diversos medios de comunicación, sobre todo en las redes sociales. Tampoco se puede negar que independientemente de que existan razones jurídicas y legales para su detención, la gran mayoría de los michoacanos y mexicanos tienen desconfianza, casi absoluta, en las autoridades judiciales, mismas que de alguna forma, en ocasiones diversas, se han supeditado a las autoridades políticas, aunque ni estas ni las otras así lo reconozcan.
No extraña que haya sido detenido el médico cirujano de Tepalcatepec o de Tepeque, como se le conoce al hoy famoso lugar, no extraña porque ya tenía desde hace tiempo la espada acusadora sobre sus hombros. La justificación es sencilla: la rebelión y la desobediencia a los designios del gobierno federal, que tiene como “ilustre señor” al comisionado Castillo.
La historia no inició por sólo levantarse en armas, no contra el gobierno, sino contra la delincuencia organizada, porque de hecho muchos siguieron su ejemplo o emularon su postura creando otros grupos en municipios lastimados, incluso algunos, bajo su orientación o asesoría. El pleito inició, así lo creemos, cuando a raíz del accidente aéreo ocurrido el sábado 4 de enero de 2014 y en condiciones un tanto oscuras, emite un comunicado a sus compañeros, puntualizando que dejen el movimiento y que él mismo depondrá las armas para dejar todo en manos del Ejército Mexicano. No hubiese habido problema por su postura, puesto que era respetable, ya que quizá consideraba una segunda oportunidad de vida ante el percance que pudo ser fatal para él, pero nada de eso ocurrió. Más bien, existieron dos detalles que hicieron dudar de la autenticidad del comunicado, veamos: no se veía en condiciones físicas aceptables, su estilo para presentarse en videos nunca ha sido el de leer lo que desea transmitir, tal como sucedió en el mencionado mensaje, y segundo elemento, al poco tiempo, a través de diversos medios, se contradijo con firmeza de lo asentado en el exhorto a los autodefensas y en la postura personal adoptada; más aún, siguió desafiando al mandato al no aceptar desmantelar su movimiento para incorporarse a la Fuerza Rural bajo el visto bueno de Castillo, y esto nunca fue tolerado por la gloriosa autoridad.
Los desencuentros siguieron y, fiel a la costumbre de la “justicia” mexicana, lo andaban enredando en el supuesto asesinato de varias personas, cuando en verdad estaba colaborando en su identificación frente a un agente del Ministerio Público, situación que plenamente quedó comprobada. De modo que no es fortuito que haya sido detenido, como fortuito tampoco lo es que haya sido enviado hasta un Centro de Reinserción Social en Sonora, pues ya esperaban cierta indignación popular que sería canalizada por medio de las redes sociales y, sobre todo, en manifestaciones públicas en masa, tal y como está sucediendo. Aunque quizá un argumento en favor de la autoridad federal es que en otros reclusorios cercanos Mireles pudiese correr serios riesgos al toparse con delincuentes locales.
Ahora bien, si el doctor en verdad traía armas y si en verdad portaba cierta cantidad de droga y no hubiera ningún tipo de represalia o castigo premeditado, el verdadero problema estriba en que, por desgracia, no hay confianza en los procesos judiciales, en que pese a ciertos éxitos que no se pueden negar en la lucha antinarcóticos y que el comisionado Castillo representa a la autoridad federal, los michoacanos no están en favor de la total intromisión de Los Pinos en todos los órdenes de Michoacán, porque sin duda persiguen intereses político-económicos, no solamente policiacos; además, si se pone en duda que traía enervantes es porque en eso de sembrarla para acusar inocentes, los mismos militares y judiciales han marcado precedentes, por lo tanto, no es casual dicha duda, sobre todo que sería un buen pretexto, si bien para no enjuiciar a Mireles por narco, sí degradarlo ante la sociedad.
Las dudas persisten al comprobar que, por ejemplo, en Acuitzio del Canje, en Villa Madero y a la entrada de Tacámbaro, Vivilladas vio grupos de autodefensas, por supuesto encapuchados, otros no lo estaban, y que además portaban armas de uso exclusivo del Ejército y nada les hicieron, a pesar de periódicos patrullajes de unidades militares. Esto fue hace tres semanas, aunque a la siguiente, en algunos retenes, había Fuerza Rural autorizada. Esto sólo es un ejemplo, ya que varios sitios de autodefensas siguen instalándose en distintas comunidades.
Se complica el caso del doctor Mireles por lo que apuntábamos, que las acusaciones son estipuladas como graves por la ley, pero también se le complica al propio gobierno porque, no obstante que no es por mítines ni por encuestas o por desplegados de organizaciones civiles como se debe demostrar la inocencia, y el caso de Mireles permea en el ambiente popular la percepción de abuso de poder y de ajuste de cuentas por parte de las autoridades federales.
Para finalizar, deseamos que la cordura y el verdadero rostro y espíritu de la justicia hagan su aparición, y se aplique, en cualquier sentido, con prudencia, atingencia y dignidad. Michoacán no desea seguir viviendo con rencores ni en la incertidumbre. Marilyn Vos Savant exclamó: “Un acto de justicia permite cerrar el capítulo; un acto de venganza escribe un capítulo nuevo”. Quevedo también se refirió al tema diciendo: “Donde no hay justicia… es peligroso tener la razón”.

Sobre el autor
Nació en Zinapécuaro Michoacán (1961) Profesor de Educación primaria (E.N.V.F.); Licenciado en Ciencias Naturales (E.N.S.M.); Maestría en Investigación Educativa y Docencia Superior (IMCED). Excatedrático y exdirector de la Normal Rural de Tiripetío; Ex director y excatedrático de la Escuela Normal Urbana Federal, catedrático del IMCED. Diplomado en Administración de Escuelas Superiores (IPN)
Comentarios
Columnas recientes

Buen Fin, cuidado con las trampas

Finanzas en Michoacán, auténtico laberinto

Día de Muertos, Michoacán con vida

El show de los independientes presidenciables

Sección XVIII del SNTE, descaro sindical

Abuso de la tecnología

José Ma. Morelos, un aniversario más

Las lecciones son del pueblo

Los auténticos gritos de Independencia

Dreamers… sueños truncados

La lluvia

La ENUF y las Normales

Silvano Aureoles en Zinapécuaro

Presidencia y el frente nacional

Reclamos por telefonía celular

Morelia, bache eterno

Estacionamientos en comercios, ¿por qué pagar?

Gasolineras, asalto a manguera armada

Transporte urbano en Morelia, peligro sobre ruedas

El circo de las investigaciones

¡Alto a la represión y manipulación!

Política y sociedad

Estado de Mexico, el día “D”

Sigue el engaño a maestros estatales

Periodismo… riesgo latente

Los bomberos en el olvido

Cierre del Centro Histórico

Niños de la calle

Javier Duarte… Flor del racimo

Días santos, días para reflexionar

Estados Unidos y un presidente de izquierda

Cárdenas y Juárez, ¡ignorados!

El PRI, ¿redimido y redentor?

ENUF, XXVIII Coloquio de Actualización Docente

Silvano presidenciable, a nadie extraña

Bonos pendientes, juego perverso

Niños con cáncer

México unido, ¿contra quién?

Locura en preinscripciones

Llega Trump, a temblar

México en ebullición

¡Feliz Día de Reyes… y gasolinazos también!

La Navidad y su auténtico significado

Redes sociales reflejo cultural

Villas del Pedregal, peligro latente

¿Piso parejo en la carrera presidencial?

Buen Fin, el bueno sería este

Hillary y Trump frente a frente

Festival de Cine de Morelia, prestigio michoacano

¡Payasos al ataque!

La corrupción carcome a México

Transporte público, peligro latente

Dólar por lo cielos

Silvano Aureoles, cobijo político

Grito de Independencia… entre festejo y decepción

¿Quién salvará al PRD?

Juan Gabriel, reflejo de lo social

Morelia independiente, pago de Predial con amenazas

No me río de Janeiro

Precios al alza, Peña Nieto a la baja

Terrorismo que daña el mundo

SEP-SNTE, diálogo teatral

PRD Nacional, en crisis

A maestros, descuentos al azar

Elecciones, golpe a Peña Nieto y al priismo

¡Siguen demeritando lucha magisterial!

Gobierno sin apertura, ¡gobierno totalitario!

Feliz Día del despido… perdón, del Maestro

¿PRD en crisis?, ¡claro que sí!

El trabajo colaborativo en la escuela

Morelia, bache tras bache

Michoacán y Silvano, preocupados

Adolescencia y embarazo

¡La felicidad!

Morelia… Movilidad vehicular electrónica-digital

Guerra de encuestas… inicia manipulación

Nueva dirigencia estatal de la CNTE

Visita papal: Religión, política y negocio

Visita papal: Religión, política y negocio

¿Quieren destruir a la CNTE en Michoacán?

Recursos naturales, en bandeja de plata

Ya basta de El Chapo y Kate

Días gélidos, más fríos para los pobres

Año Nuevo con esperanza… y gobiernos que la matan

Delincuencia, azote permanente

Servicio urbano en Morelia…a medias

Riesgos y muertes de adolescentes por embarazo

Ahora, ¿privatizarán la cultura?

Inquietud en las escuelas Normales

La Secretaría de Educación descuenta a verdaderos trabajadores

Delincuencia común en Morelia, ¡como espuma!

Normalistas, mesura y prudencia

Silvano, promesas contra realidad

Los derechos humanos

Mexicanos Primero, ¡de nuevo a la carga!

Importancia de la prevención civil

¡Viva la dependencia nacional!

Renovados ayuntamientos, renovadas ilusiones

Sociedad actual y adicción

Inicio del ciclo escolar, en duda

Periodismo…peligro latente

El tren, la historia de “siempre serás”

Violencia familiar en el mundo contemporáneo

Gobierno federal… Desconfianza total

Silvano… ¡A cumplir!

Elecciones: de lo imaginario a la realidad

Los Portales de Morelia

Momentos decisivos

ENUF, Medalla Michoacán al Mérito Docente

Trampas electorales

“La enseñanza de las ciencias en crisis”

El pueblo está olvidado

Compra del voto electoral… sociedad que pierde

Las encuestas políticas… ¿Una farsa?

ENUF… ¡Benemérita y Centenaria!

Asentamientos irregulares… reflejo de la realidad

Primaria Juan Ortiz Murillo… Violencia injustificada

Sergio Román Marín… Adiós a un gran comunicador

Gubernatura… todos, en pos de ella

Dignificar la enfermería, humano y necesario

Año Nuevo, nuevas ilusiones

Wilfrido Lázaro… Crítico y proyectivo

20 de noviembre… Sin festejo tradicional

Demanda justa… Exigencia extralimitada

Caso Ayotzinapa, arman el ajedrez

Día de Muertos… Ventana de Michoacán

Michoacán, ¿un paraíso frustrado?

La mujer en la sociedad mexicana

Ayotzinapa… ¿Más terror sobre el terror?

Silvano Aureoles… Más fuerte que nunca

Futbol… Grupo Salinas, el culpable

Niños migrantes… Niños sin futuro

Videoescándalos… ¿Investigación judicial o desquite criminal?

Morelia… palomita para sus jardines

Salud comunitaria… prioridad social

Doctor Mireles y la desconfianza en el gobierno

Poder Ciudadano… Alza la voz

Chequeo médico, normal… cuestión política, suspicaz

Bullying… reflejo social

Museo 11 S… Entre homenaje y mercantilismo

¿Feliz Día del Maestro?

Turismo en Michoacán, a la baja

Día del Trabajo… Festejo limitado

Ser autodefensa… ya es un peligro

Viernes Santo… Inesperado

Gobierno rico… pueblo pobre

Violencia en el futbol mexicano

Delito en Tesorería… Punta de la madeja

ENUF, XXV Coloquio… Encrucijada ante la Reforma Educativa

Escuela Segura… Mucho más que revisión de mochilas